.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-




POR NUESTROS COMPAÑEROS MUERTOS EN ENFRENTAMIENTOS, POR LOS SECUESTRADOS Y DESAPARECIDOS, MIENTRAS REALIZABAN EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO, POR LOS VETERANOS NO RECONOCIDOS, POR UN RECONOCIMIENTO
HISTÓRICO A LOS COMPAÑEROS DE MALVINAS, POR QUIENES SOBREVIVIMOS.


JUEVES 17:00 a 19:00 HORAS-AM 1010 ONDA LATINA


Realizan La Voz de los Colimbas...


Horacio Verstraeten- Gustavo Capra y Ricardo Righi.



Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...

Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...


Si cuando hiciste la colimba,
pasaste por situaciones extremas, hacia tu persona o viste gente secuestrada o algún compañero fue secuestrado o asesinado, no sigas sufriendo tu silencio...
"La Voz de los Colimbas" te escucha ponete en contacto y descarga esa mochila, los colimbas también fuimos victimas, nadie te va a entender mejor que otro colimba.
Si no deseas dar tus datos, te comunicas en forma anónima, no hay problemas...
Tu testimonio es confidencial y puede ayudar mucho.

Por correo a: lavozdeloscolimbas@yahoo.com.ar

Por teléfono: 154-091-1192

Ricardo Righi


sábado, 8 de mayo de 2010

Ex Colimbas testifican en Mar del Plata


Podrán seguir el juicio de Molina, en el Blog. http://www.subzona15.blogspot.com.ar/

Comenzó el juicio al Verdugo de “La Cueva”



Gregorio Rafael Molina, alias “Charles Bronson” acusado de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, dio una vez más la misma respuesta. Frente a los jueces que comenzaron a juzgarlo ayer en el Tribunal Oral Federal 1, dijo que se negaba a declarar.
Después de más de 33 años, el viejo suboficial de la Fuerza Aérea que cumplió funciones en el centro clandestino de detención (CCD) conocido como La Cueva, se sentó ayer frente a un tribunal para ser juzgado por el asesinato de los abogados Jorge Candeloro y Norberto Centeno; por la privación ilegal de la libertad y los tormentos a 38 personas y por violaciones reiteradas a dos detenidas desaparecidas.
La primera audiencia del juicio oral y público comenzó con dos horas de atraso. En representación del ministerio público fiscal se encontraba Horacio Azzolín, el fiscal federal general Daniel Adler y el subrogante Juan Portela. Por las querellas Alfredo Jozami, Alberto Rodríguez y Sivo. Eduardo San Emeterio, conocido defensor de militares en desgracia, acompañó a Molina.
Durante dos horas se leyeron las imputaciones contra Molina y la querella solicitó se tenga en cuenta nuevas pruebas.
El abogado Sivo solicitó se llame a declarar a tres ex conscriptos de la Base Aérea local que durante el periodo 76-78 vieron partir aviones cargado con prisioneros semi dormidos que nunca volvieron, que saben de un militar que mató a un detenido cuando se le escapó un tiro y que tuvieron que servirle la comida a los cautivos.
También propuso como nuevos testigos al hermano y una amiga de una detenida desaparecida. Al hijo de Leda Barreiro, madre de Plaza Mayo y sobreviviente de La Cueva y a Martín Fresneda, hijo del abogado Tomás Fresneda y de Mercedes Argarañaz, ambos detenidos durante “La Noche de las Corbatas”.
Como prueba documental solicitó se tenga en cuenta el informe del Nunca Más, una inspección ocular al edificio donde funcionó La Cueva y varios testimonios recolectados durante las audiencias de Juicio por la Verdad.
Por su parte, el defensor de Molina se opuso al requerimiento de la querella y la fiscalía. Desde su visión son pruebas que aportan un marco histórico pero no están dirigidas a aportar datos fehacientes sobre la inocencia o culpabilidad del imputado.
Luego de un cuarto intermedio de dos horas, el tribunal compuesto por Juan Leopoldo Velázquez, Beatriz Torterola, y los conjueces Juan Carlos Paris y Martín Bava decidió incluir la inspección ocular al centro clandestino y el informe del Nunca Más. En cuanto a la inclusión de los nuevos testigos manifestó que se irá analizando la posibilidad durante el desarrollo de las audiencias.
Molina llegó al Tribunal ubicado en la avenida Luro en un colectivo del Servicio Penitenciario Bonaerense. Sin que pudiera ingresar hasta el interior del garaje, el imputado tuvo que caminar unos metros para ingresar al tribunal. El chaleco antibala negro sobre el equipo de gimnasia azul no pudo impedir que escuchara el grito de “asesino”.
Unas 50 personas de distintas organizaciones sociales y políticas cortaron la avenida Luro para manifestar su repudio al suboficial acusado de crímenes de lesa humanidad.
Martín Fresneda hijo de uno de los abogados desaparecido durante La Noche de las Corbatas y víctima de Molina, llegó desde Córdoba para la primera audiencia del primer juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en esta ciudad. Ante las cámaras de televisión dijo: “Este es un día histórico, es un punto de inflexión que cambiará la calidad de vida de Mar del Plata”.

El primer testimonio


Alrededor de las 15, la primera testigo del juicio, una sobreviviente de La Cueva se sentó frente a tribunal. Por orden de los jueces y por pedido de las querellas la prensa y el público no pudieron presenciar la declaración. Tampoco fue necesario pedirle al imputado que abandone la sala, por decisión propia Molina no estará presente durante la declaración de los testigos. Deberá permanecer en la celda que se encuentra en el salón contiguo.
La mayor privacidad posible a la hora de testimoniar tiene un fundamento, la mujer contó por más de tres horas el infierno que vivió en el CCD que funcionó en la Base Aérea. Parte de ese sufrimiento fueron las vejaciones a las que la sometió Molina. Una fuente judicial comentó que el testimonio fue “tremendo y lapidario”. Allí vio morir a otros prisioneros y escuchó los gritos de otros torturados. La testigo le puso nombre y apellido a detenidos y carceleros que durante muchos años fueron solo rostros y voces.
Fue la defensa de Molina quien solicitó, después de tres horas de declaración ininterrumpida, que el resto del testimonio que ya figura en la causa fuese introducido por lectura. La querella y la Fiscalía aceptaron.