.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-




POR NUESTROS COMPAÑEROS MUERTOS EN ENFRENTAMIENTOS, POR LOS SECUESTRADOS Y DESAPARECIDOS, MIENTRAS REALIZABAN EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO, POR LOS VETERANOS NO RECONOCIDOS, POR UN RECONOCIMIENTO
HISTÓRICO A LOS COMPAÑEROS DE MALVINAS, POR QUIENES SOBREVIVIMOS.


JUEVES 17:00 a 19:00 HORAS-AM 1010 ONDA LATINA


Realizan La Voz de los Colimbas...


Horacio Verstraeten- Gustavo Capra y Ricardo Righi.



Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...

Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...


Si cuando hiciste la colimba,
pasaste por situaciones extremas, hacia tu persona o viste gente secuestrada o algún compañero fue secuestrado o asesinado, no sigas sufriendo tu silencio...
"La Voz de los Colimbas" te escucha ponete en contacto y descarga esa mochila, los colimbas también fuimos victimas, nadie te va a entender mejor que otro colimba.
Si no deseas dar tus datos, te comunicas en forma anónima, no hay problemas...
Tu testimonio es confidencial y puede ayudar mucho.

Por correo a: lavozdeloscolimbas@yahoo.com.ar

Por teléfono: 154-091-1192

Ricardo Righi


domingo, 3 de agosto de 2014

Nota del Diario Tiempo Argentino a "La Voz de los Colimbas"

http://tiempo.infonews.com/2014/07/10/contratapa-127969-militamos-para-visibilizar-un-tabu.php

A través de un programa de radio y un blog, impulsan la investigación por las desapariciones de conscriptos en la dictadura. El legado de José Luis D'Andrea Mohr.





Una tarde, recordando con ex compañeros algunas anécdotas del servicio militar, se dio cuenta que algo había que cambiar. Los demás, cada vez que hablaban de sus superiores, cómo eran levantados en pleno invierno a las 5 de la mañana, y los castigos ridículos que ligaban para "fortalecer el espírtitu", adornaban la charla con risas y hasta un poco de nostalgia. Entonces, juntó algo de plata y compró un espacio radial. El que todavía mantiene desde hace siete años en AM 1010 Onda Latina, los jueves de 18 a 20 hs. Ricardo Righi conduce La voz de los colimbas junto a Gustavo Capra y Horacio Verstraeten, pero el proyecto no se detiene en el programa. Con un blog y distintos materiales dando vueltas en las redes sociales, llevan a cabo una campaña para derogar definitivamente el Servicio Militar Obligatorio –que contra lo supuesto, continúa vigente– colaboran con familiares de conscriptos desaparecidos para investigar sus secuestros durante la dictadura, y reúnen testimonios que aporten a la causa abierta por un centenar de soldados de Malvinas que denunciaron haber sido torturados por sus propios superiores durante el conflicto en las islas.    

–Seguramente, aquellas charlas de amigos fueron la punta que despertó el programa...
–Sí, porque no entendíamos cómo esas situaciones eran tomadas como normales. Uno decía "che, ¿te acordás del sargento tal? ¡Cómo te daba en las costillas, era un maestro!" Lo tenían internalizado, nadie se indignaba. Ahí apareció La voz de los colimbas que, en 2015, cumplirá siete años en el aire.
–¿Qué se propusieron hacer?
–Ejercitar la memoria, reclamar por justicia, lograr esclarecer lo que pasó con tantos pibes desaparecidos mientras hacían la instrucción. Tené en cuenta que para la dictadura, nosotros éramos carne de cañón, potenciales subversivos que había que controlar. 
–¿Usted dónde estuvo?
–Soy clase '59, hice el servicio en el Regimiento 8 de Infantería de Comodoro Rivadavia, desde marzo de 1978 hasta junio del año siguiente. Me mandaron a la frontera durante el conflicto con Chile por el Canal de Beagle.
–Debe tener muchos recuerdos de esos días...
–Sí, y la mayoría pintan lo que te dije antes. Nos separaban en dos grupos, azules y colorados, y debíamos tomar prisioneros del otro bando. Estaban los que se sentían orgullosos cuando agarraban a alguien: "¡Mi cabo, un prisionero enemigo!" Porque en el Ejército, todo era "mi", permanentemente te hacían sentir que tu vida siempre era "de alguien", pero nunca tuya.
–¿Fue testigo de torturas?
–Por supuesto. Lo común era que los superiores agarraran a esos "prisioneros", les bajaran los pantalones, y si no respondían una consigna, les pasaran corriente eléctrica por los testículos, con los cables del teléfono de campaña.
–Tanto en el programa como en el blog, desarrollan varias ideas alrededor de todo lo que significó el llamado Servicio Militar Obligatorio durante aquellos años. Da la impresión de que encaran una especie de militancia.
–Es eso, militar para visibilizar un tema que todavía es tabú. Primero, aclaro una cosa: el servicio militar sigue siendo obligatorio, porque incluso existiendo una ley de instrucción voluntaria, un apartado reserva la posibilidad de que el Poder Ejecutivo convoque tropas si lo considera necesario. Obviamente eso no ocurrirá nunca con la actual Presidenta, pero uno nunca sabe si el gobierno cambia en el futuro.
–El único intento por investigar lo ocurrido con los colimbas desaparecidos fue impulsado por el ex capitán José Luis D'Andrea Mohr, un verdadero patriota contemporáneo, echado del Ejército por Jorge Videla. ¿Se sienten continuadores de eso?
–Interpretarlo así sería una exageración, porque el trabajo del "Vasco" fue inigualable, en momentos en que arriesgaba su propia vida por las denuncias que hacía. Pero humildemente, estamos orgullosos por querer transitar el mismo camino. Queremos que la Legislatura porteña le otorgue una mención honorífica a través de Julia, su viuda. Y sería muy positivo que avancen las investigaciones sobre esos secuestros.
–¿Por qué no existe una causa unificada que analice el tema?
–Por distintas razones, los familiares no se han reunido para encarar una investigación. Pero de a poco, lo están haciendo. La idea es pedir una audiencia con el ministro de Defensa, Agustín Rossi, para lograr su apoyo. Y crear un monumento que los recuerde, a manera de reparación.  «