.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-




POR NUESTROS COMPAÑEROS MUERTOS EN ENFRENTAMIENTOS, POR LOS SECUESTRADOS Y DESAPARECIDOS, MIENTRAS REALIZABAN EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO, POR LOS VETERANOS NO RECONOCIDOS, POR UN RECONOCIMIENTO
HISTÓRICO A LOS COMPAÑEROS DE MALVINAS, POR QUIENES SOBREVIVIMOS.


JUEVES 17:00 a 19:00 HORAS-AM 1010 ONDA LATINA


Realizan La Voz de los Colimbas...


Horacio Verstraeten- Gustavo Capra y Ricardo Righi.



Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...

Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...


Si cuando hiciste la colimba,
pasaste por situaciones extremas, hacia tu persona o viste gente secuestrada o algún compañero fue secuestrado o asesinado, no sigas sufriendo tu silencio...
"La Voz de los Colimbas" te escucha ponete en contacto y descarga esa mochila, los colimbas también fuimos victimas, nadie te va a entender mejor que otro colimba.
Si no deseas dar tus datos, te comunicas en forma anónima, no hay problemas...
Tu testimonio es confidencial y puede ayudar mucho.

Por correo a: lavozdeloscolimbas@yahoo.com.ar

Por teléfono: 154-091-1192

Ricardo Righi


lunes, 26 de diciembre de 2011

“Un alegato contra la militarización de las sociedades”

DIALOGOS › MARCELO GOYENECHE, DIRECTOR DE UN DOCUMENTAL SOBRE LOS CONSCRIPTOS QUE SIRVIERON A LAS ORDENES DE BUSSI
Algunos conscriptos denuncian cómo torturaba Bussi y las lecciones que les daba sobre tortura. Otros están orgullosos del papel que jugaron en el Operativo Independencia. El “estancamiento” era común como castigo.

 Por Leonardo Castillo - Pagina 12
–¿SMO (Servicio Militar Obligatorio) El Batallón olvidado es una historia que surgió cuando trabajaba para contar otra cosa?
–Sí, mi primera intención era hacer un documental sobre el Operativo Independencia en Tucumán, que comenzó en 1975 con el pretexto de aniquilar a las formaciones guerrilleras del ERP que operaban en el monte, pero que en realidad fue un amplio dispositivo de represión sobre la población civil y las organizaciones de trabajadores azucareros que desde hacía una década venían movilizándose contra el cierre de los ingenios. El 35 por ciento de las desapariciones que tuvieron lugar en la provincia se produjeron entre enero de 1975 y marzo de 1976. Además, funcionó allí el primer centro clandestino de represión, La Escuelita, en Famaillá. Al iniciar la investigación preliminar, al recabar las primeras informaciones sobre aquellos años en la provincia y las consecuencias del Operativo que comenzó bajo las órdenes de Acdel Vila y que luego siguió Domingo Bussi, me encontré con que en Orán, Salta, existía una asociación de ex conscriptos que había tomado parte del accionar del Ejército contra la guerrilla. Noté que había una historia silenciada, que merecía ser indagada y contada, por eso el nombre del documental, El Batallón Olvidado. Se trataba de jóvenes de 18 años, que siete años antes de la Guerra de Malvinas fueron expuestos a situaciones traumáticas que los marcaron para siempre.
–Lo que muestra la película es que muchos de esos ex soldados reivindican el papel que cumplieron durante la colimba en Tucumán. –Sí, es así. Muchos reproducen aún ese discurso de la oficialidad, que rezaba que el Operativo Independencia era un acto de servicio para “salvar a la patria de la agresión marxista”. Encontrarse con esa versión de la historia de aquellos años implicó un desafío para mí, pues significaba una visión contraria a la que tengo como documentalista, una confrontación con mi propia mirada. Entonces, el reto que me impuse pasó por entender por qué subsiste esa mirada en varios de los ex conscriptos.
–¿Y por qué cree que todavía muchos de esos ex soldados avalan la tarea que el Ejército llevó a cabo en Tucumán durante el Operativo Independencia? –Muchos de esos jóvenes provenían de poblaciones rurales de Salta, Jujuy y las provincias cuyanas, y el Servicio Militar Obligatorio constituía para ellos una experiencia de socialización muy fuerte. Está claro que el propósito del Ejército era llevar a Tucumán jóvenes de otros lugares para que no tuvieran que enfrentarse con vecinos, con gente que tal vez conocieran. Incluso así, para muchos de ellos, la colimba era la primera oportunidad que tenían de ver el mundo, de encontrase con otra realidad, y lo hicieron desde una perspectiva castrense, verticalista, que aún pervive en muchos de ellos. Hay que entender que muchos de esos pibes, la primera vez que se subieron a un micro fue para ir al cuartel donde se alistaron. Ese viaje constituyó el primero que muchos de ellos hicieron en sus vidas y es una experiencia que deja huellas muy profundas en la conciencia. Ahí me vi obligado a tomar distancia de mi ideología, de algunos de mis preconceptos para tratar de entender por qué perdura entre esos ex soldados una mirada tan autoritaria.
–Pero también está la mirada de muchos ex soldados que hicieron la colimba en aquel Tucumán, que padecieron maltratos y fueron testigos de abusos y torturas. –Sí, eso es parte del relato y era algo que también buscábamos reflejar. Así como me encontré con gente que decía “estar orgullosa” de haber tomado parte del Operativo Independencia, otros tenían mucha necesidad de hablar, de sacar a relucir hechos que durante años estuvieron muy reprimidos y noté que todavía persiste mucho miedo, dolor, angustia, pese a que habían pasado más de 35 años. Durante mucho tiempo, en el imaginario colectivo se instaló la idea de que los estacamientos eran un castigo que se aplicó a algunos soldados durante la Guerra de Malvinas, pero en el documental mostramos que esta era una práctica muy difundida en el Ejército y muchos soldados la sufrieron en Tucumán, bajo un sol abrasador. Uno de los testimonios que recabé y que más me reconfortó fue el de Domingo Jerez, a quien entrevisté en 2009 y pusimos en contacto con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y volvió a declarar en 2010, esta vez ante un tribunal, en el juicio que se le siguió al genocida Antonio Domingo Bussi (gobernador militar de Tucumán entre 1976-1977) por los crímenes cometidos en la Jefatura de Policía de Tucumán. En ese juicio, Jerez brindó información muy importante, contó cómo Bussi molía a garrotazos a los detenidos y las lecciones de tortura que les daba a los soldados. La información que aportó fue de mucha importancia. Espero que ahora la película se difunda, se vea y se comente en muchos espacios y pueda movilizar a que otros ex soldados puedan aportar más testimonios en otras causas, como por ejemplo la de Campo de Mayo. La Secretaría de Derechos Humanos está convocando a quienes hicieron la colimba entre 1975 y 1983 para que puedan aportar datos. Si esta película contribuye con eso, me voy a sentir muy conforme.
–¿Contribuir con la Justicia es el objetivo principal de este documental? –El objetivo era dar testimonio contra el Servicio Militar Obligatorio, denunciarlo como una forma de maltrato y sometimiento. En Argentina operó como una forma de disciplinar a la población civil, y en el caso de muchos de estos ex soldados todavía se percibe como algo positivo, un complemento de la educación inicial y secundaria. Una visión que el documental procura rechazar de plano.
–¿Actualmente, es en el Norte del país donde más arraigada se encuentra esta valoración positiva del Servicio Militar, como lo deja entrever la película? –No sólo en el Norte, en Buenos Aires y en otras grandes ciudades se reproduce esa idea de la colimba como un corrector social, un freno ante las drogas y la inseguridad. Una noción que incluso difunden personalidades vinculadas al mundo del espectáculo y la política. Encerrar a un pibe en un cuartel durante un año no nos otorga una persona mejor. Es lo que genera, por ejemplo, experimentos como el de las policías infantiles, que se llevan a cabo en Salta, Misiones, Chubut y Mendoza. Es un sistema por el cual se somete a pibes de entre 6 y 15 años a prácticas diarias de instrucción militar, lo que significa una constante violación de sus derechos. ¿Para qué se prepara a esos chicos? ¿Para que sean policías? ¿Pero al servicio de quién y con qué propósito? Son los interrogantes que intentan plantearse en la película si proponemos una mirada hacia el futuro y el presente.
–¿Se podría decir que ése es el concepto que se busca transmitir? –Digamos que se trata de un alegato contra la militarización de las sociedades y lo perjudicial que esta idea representa para los intereses de los sectores populares. Por ejemplo, la gente hoy tiene en claro que la colimba no existe más, pero son pocos los jóvenes que saben que se terminó porque hace más de 15 años un soldado, Omar Carrasco, tuvo que morir a golpes en un cuartel a manos de dos compañeros que seguían órdenes de un superior. Y lo que es llamativo es que, cuando se cancela el Servicio Militar, comienzan a crearse las policías infantiles en varias provincias. ¿Cuántas generaciones de jóvenes pasaron por este sistema de formación y qué terminan haciendo después? Cuándo el Servicio militar se instituyó, en 1901, se lo presentó como “un instrumento de moralización pública”. Pero a lo largo del siglo XX quedó demostrado que ese ejército, que pretendía encauzar y formar ciudadanía terminó, siendo una amenaza real para las instituciones del país y los trabajadores.
–Mencionó el caso Carrasco, sin embargo fueron muchísimas las denuncias de abusos y muertes que se verificaron a lo largo de la historia del Servicio Militar. –Es cierto, la colimba siempre estuvo vinculada con el abuso y la tortura. En la década del ’10, se conoció una práctica denominada como el submarino, que consistía en atar de pies y manos a los conscriptos, obligarlos a sumergirse en el río y bucear por debajo de un barco. Fue una práctica que provocó la muerte de 30 soldados en Corrientes. Es más, durante la pasada dictadura se produjo la desaparición de más de 200 soldados de los cuarteles. Eso sin mencionar los bailes y metodologías siniestras, como aplaudir cardos o tormentos que provocaban principios de deshidratación. Los ex soldados con los que hablé me contaron que a veces, como castigo, algunos eran atados en el interior de las carpas debajo del sol, con un tarro de agua en el pecho porque con el calor, la persona siente la sensación de que se ahoga dentro de un horno.
–Esos abusos tuvieron consecuencias psíquicas y físicas que aún hoy los ex soldados siguen padeciendo. –Sí, las secuelas de esos abusos siguen durante muchos años. Esto es algo que se toca en la película. Hay casos de alcoholismo, problemas psicológicos y físicos que todavía hoy afectan a quienes tuvieron que hacer la conscripción en el monte tucumano. Entre 1975 y 1983, los años más álgidos de la represión estatal en Argentina, más de 400.000 jóvenes pasaron por los cuarteles, contando además los que debieron ser movilizados al Atlántico Sur como consecuencia del conflicto con Gran Bretaña. Eso solo nos da la pauta de que, entre nosotros, tenemos toda una generación que padeció abusos sistemáticos en las unidades militares.
–¿Con qué propósito utilizó en El Batallón Olvidado el recurso de la animación? –Como una forma de recrear, de generar proximidad y dramatismo. El documental permite trabajar con mucha libertad, da la posibilidad de combinar distintos elementos y soportes. Reconozco que me inspiré un poco en Waltz with Bashir, un film israelí animado que cuenta las peripecias de un grupo de soldados durante la Guerra del Líbano, en 1982. Me gustó mucho esa película y pensé en un momento en hacer todo en animación pero era muy costoso, por eso me limité a unas escenas.
–¿Y el material fílmico dónde lo consiguió? –Una fuente de buenos recursos fílmicos fue el archivo visual que tiene la Universidad Nacional de Córdoba, donde me proveí de mucho material como filmaciones periodísticas, cinematográficas y noticieros de la época.
–Además de documentalista, también es delegado sindical en Aerolíneas Argentinas. –Lo que me interesa es retratar las luchas, las historias de resistencia y victimización que vivieron los sectores populares en Argentina. Las epopeyas olvidadas, los relatos silenciados. Son composiciones que apuntan a generar conciencia, a fomentar un aprendizaje colectivo que nos permita sacar lo mejor y lo peor de cada experiencia para que ciertos hechos no se repitan. Soy hijo de laburantes, y mi compromiso es con esa clase. Busco retratar a los trabajadores desde sus memorias. Narrar es para mí una manera de intervenir sobre el presente, y el futuro. Si uno es fiel a esos principios, contar se convierte en una acción política. Eso es lo que intento.
–¿Es lo que buscó en sus anteriores trabajos documentales, El día que bombardearon Buenos Aires (2004) y Carne Viva (2007)? –Ambas son realizaciones que cuentan hechos silenciados por la historia oficial, que hablaban de la resistencia a un modelo económico. En El día que bombardearon... busqué contar el bombardeo a Plaza de Mayo de junio de 1955 contra el gobierno de Juan Domingo Perón como un ataque a la clase trabajadora. Un atentado terrorista provocado por un cuerpo estatal como la Marina que le costó más de 400 vidas. Se trataba de dar una lección a las masas que apoyaban ese proceso de transformación que llevaba a cabo el peronismo. Ese es el inicio de un largo período de resistencia, de lucha de mucho heroísmo, que tras muchas marchas y contramarchas desemboca en el 2001. En Carne Viva intenté reflejar la gran gesta que significó la huelga de los trabajadores del frigorífico Lisandro de la Torre, en Mataderos, en 1960. Fue una medida de fuerza comandada por el dirigente Sebastián Borro, que contó con la participación de 9000 obreros de la carne. Y ahí también logré relacionar esa gesta con el presente, con los trabajadores que tras la crisis de 2001 salieron a recuperar fábricas; en esta película tomé el caso del frigorífico Yaguané, en La Matanza. Uno de sus trabajadores era Angel Vivaldelli, que había estado en la huelga del ‘60 y a los 81 años asesoraba a la cooperativa en la sección cortes.
–¿Y cuál es el correlato con el presente que se puede hacer desde El Batallón Olvidado? –Relacionar lo que se cuenta con el discurso de mano dura que se reproduce desde algunos medios de comunicación y sectores políticos de derecha. Aun hoy, desde cierta mirada reaccionaria, el Servicio Militar es una manera de combatir la inseguridad y la delincuencia. Entonces, trato de probar que, en realidad, el Servicio Militar nunca fue eficaz a la hora de generar ciudadanía, sino más bien todo lo contrario. Por eso, a diferencia de las dos anteriores, ésta no es una historia en la que se narren grandes gestas de resistencia y heroísmo, más bien es un relato sobre víctimas que, en muchos casos, se identificaron con sus victimarios.
–En esta línea de marcar una continuidad histórica con cada realización, ¿cuál es su próximo proyecto? –Me gustaría contar la historia del sindicalismo argentino, y en particular las luchas que se desarrollaron durante el menemismo y el modelo neoliberal. Me parece que en este aspecto hay mucha tela por cortar. El proyecto es arrancar con las primeras organizaciones anarquistas y socialistas para llegar al sindicalismo actual, tan contaminado, de las prácticas empresariales.
–En términos económicos, ¿producir estos documentales implica ir siempre a pérdida? –La verdad que sí. Para esta producción conté con respaldo del Incaa y la CTA, a la cual pertenezco. Es muy difícil filmar documentales si uno no cuenta con un buen respaldo. Prácticamente no existe el circuito comercial. Pero bueno, uno no puede pretender hacer un negocio redondo cuando cuenta historias como éstas. La apuesta pasa por otro lado. El propósito es movilizar, concientizar. Me conformo con que dentro de unos meses, la película sea difundida por el canal Encuentro y se difunda en escuelas. La idea es que cuando a las generaciones jóvenes les hablen sobre el Servicio Militar, vean este trabajo y asuman que se trata de un capítulo cerrado en la historia argentina y que no debe volver a repetirse.
Compartir:
Twitter

sábado, 22 de octubre de 2011

Goya, Ex Soldados Recordaron Aniversario.

Se cumplió un año del primer Reconocimiento Histórico y Moral a las clases 1953-54-55-58 y 59 en Goya, Pcia de Corrientes, fue el primer lugar en el país en otorgarlo.

 

Se alentó a los integrantes de la Asociación de Ex Soldados a perseverar en sus esfuerzos por obtener el reconocimiento merecido por parte de la Nación.
El Vice Intendente Gerardo Bassi recalcó que desde el Concejo Deliberante, del cual es presidente, existe una disposición “a ayudarlos siempre”.
Miembros y directivos de la Asociación de Ex Soldados clases 1953 a 1959 de Goya, junto al Vice Intendente Gerardo Bassi, interinamente a cargo de la comuna, y funcionarios municipales,  participaron el sábado a la tarde, en plaza Mitre de un acto conmemorativo por el 1º aniversario de la Imposición de Placa de Reconocimiento a quienes fueron soldados durante la última dictadura militar.
La recordación  comenzó pasadas las 18,30 en el principal paseo público de la ciudad y contó con la presencia también del concejal Carlos Rajoy, el Director de Empleo, Capacitación y Tecnología y concejal electo, Juan Domingo González, ex soldados, familiares, amigos y vecinos en general.
Dando inicio a la ceremonia, se entonó el Himno Nacional argentino, tras lo cual dirigió unas palabras, el presidente de la Asociación de Ex Soldados de Goya, Atilio Fleitas, quien comenzó enumerando las acciones desplegadas durante sus cuatro años de gestión, al tiempo que destacó que “Goya es la primera ciudad del interior del país en colocar esta placa de Reconocimiento”.
“Hace prácticamente una década que estamos en la lucha”, dijo Fleitas.
Y acotó: “No estamos detrás de un sueldo, queremos ser reconocidos a nivel nacional y quedar en la historia, como tantos argentinos han quedado”, aclaró el presidente de la Asociación de Ex Soldados.
Mencionó algunas gestiones recientes, ante el Gobernador de la provincia, Ricardo Colombi y ante la Ministra de Desarrollo Humano de la Nación, Alicia Kirchner. Y destacó el interés demostrado por el Concejo Deliberante de Goya. “Todos los concejales jamás nos han cerrado la puerta”, resaltó Atilio Fleitas.
“Mi agradecimiento a este Municipio, que –como dice el profesor Gerardo Bassi – puso un granito de arena para los ex soldados, como lo ha hecho por toda esta ciudad que hoy es el epicentro a nivel nacional de muchas cosas”, remarcó Atilio Fleitas.

                                      Representante Asociación Nacional

Seguidamente hizo uso de la palabra el integrante de la Asociación Civil de Ex Soldados Conscriptos de Argentina, José Simeone, quien llego desde Paso de los Libres junto a otros ex conscriptos.
Simeone convocó a los integrantes de la Asociación a redoblar sus esfuerzos y perseverar en lo ya realizado, y dijo que “ahora hay que poner el hombro más que nunca porque nuestros esfuerzos, nuestros viajes, el haber estado noches enteras esperando que nos atiendan, y nunca obtuvimos respuestas pero ahora hay gente mucho más responsable como la gente de Derechos Humanos que ahora han entendido nuestro pedido”.
“Estamos muy cerca y creo que firmemente que las autoridades han entendido nuestra causa porque hemos sido víctimas de gente que no comprendía nuestro país”, acotó.

Concejal Rajoy

A su turno, el concejal Carlos Rajoy comentó su propia experiencia como ex conscripto, y luego dijo que “el Concejo Deliberante no tuvo ninguna duda en admitir y reconocer y distinguir a este grupo de argentinos que están buscando un reconocimiento histórico y también económico por qué no, porque hoy parece fácil hacer el servicio militar, pero en aquellos días la cosa no era tan fácil. Tenemos camaradas soldados desaparecidos, que a nosotros nos decían que habían desertado”, apuntó.
El edil aseguró que “estamos cerca de un reconocimiento económico, especialmente, para aquellos que más necesitan”.
“Estoy seguro que este acto, aunque modesto seguramente llegará a los oídos de las autoridades nacionales y están elaborando un reconocimiento económico para todos aquellos que realmente necesitan”, agregó el concejal.
“Esta lucha que venimos haciendo con la presencia de ustedes es escuchada, por eso la Ministra Nilda Garre y la señora Presidente está pendiente de todos estos reclamos y su generosidad, no tengo dudas va a llevar a que tengamos pronto un reconocimiento en lo económico”, estimó Carlos Rajoy.
 
Vice Intendente Bassi

Finalmente, el Vice Intendente Bassi, interinamente a cargo de la comuna,  expresó que “yo soy clase 1955, que pedí prórroga para poder terminar en Córdoba el profesorado en Educación Física, que cuando me sortearon saque el 947, y fui a Infantería de Marina”.
“Pasado el tiempo la sensación que tengo se ha repetido dos veces en mi vida: es la sensación que siente uno cuando está contenido por el afecto de padres, hermanos, por ese entorno de compañeros de estudios, familiares, amigos: sentí cuando me incorporan a Infantería de Marina que me transformé en un número de matrícula y hoy siento que esa experiencia me ayudó a fortalecerme, crecer, a generar una suerte de escudo protector”, expresó Bassi.
El vicejefe comunal recordó con emoción algunas circunstancias personales relacionadas con el servicio militar, y recalcó que desde el Concejo Deliberante del cual es presidente existe una disposición “a ayudarlos siempre”.
“Como Vice Intendente hemos estado en cercanía para colaborar con muchos de ustedes para que puedan viajar por tramites y gestiones. Como vengo del deporte, les digo que  los triunfos son conquistas, no donaciones y ustedes son unos luchadores, peleadores que seguramente no van a aflojar hasta conseguir el reconocimiento que tanto anhelan”, finalizó el profesor Bassi.-

Fuente: Diario Digital Tu Corrientes.com

sábado, 15 de octubre de 2011

Reunión en Ministerio de Defensa Clases 53 a 59

Informe de Reunión en Ministerio de Defensa por Gustavo Capra, vale aclarar que quienes concurrieron a dicha reunión hicieron saber a las autoridades que esta fue y será la comisión que eligieron los Ex Colimbas para ser representados. Y por supuesto no otros.

Por Gustavo Capra


Tengo el agrado de informar a todos los compañeros de la comunidad de ex colimbas que hemos mantenido una reunión en la Dirección Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, dependiente del Ministerio de Defensa de la Nación, en la cual participamos los ex conscriptos Alberto Sosa, Dr. José Berges, el co autor del anteproyecto ingresado en el Congreso Nacional compañero Jorge Salvatore y quien suscribe Gustavo J Capra. 

Fuimos recibidos en dicho ministerio por el señor Director de Programas Lic. Ramiro Riera, la Dra. Andrea Bonardo y el Sr. José Ignacio Cruz; la ausencia de la Directora del área Sra. Stella Segado fue debido a que se encuentra convaleciente de una enfermedad. 

Hasta aquí las cuestiones de forma.. Ahora les cuento las cuestiones de fondo y la reunión en sí. Para mi, fue altamente positivo ya que hubo una muy buena aceptación por parte de los señores funcionarios que receptaron nuestras inquietudes en lo que tiene que ver con el reconocimiento histórico y moral tan buscado por nuestras clases. Se realizó un raconto bastante completo de las motivaciones que originan nuestro reclamo y sus posibles derivaciones quedando próximamente en una nueva reunión ya con la directora del área y con el compromiso de hacer conocer al Sr. Ministro de Defensa, Arturo Puriccelli, nuestras inquietudes.

En honor a la síntesis, no me voy a extender a detallar pormenores lo que sí puedo aseverar que las cuatro personas que estuvimos allí presentes, habiendo tenido otras reuniones con otras áreas y con otros funcionarios sin obtener mayores logros, nos fuimos con la convicción de que nuestro reclamo será tenido en cuenta. 

Gustavo Capra Ex conscripto de la Armada

martes, 4 de octubre de 2011

Spot Colimbas 75-83

La Dra. Graciela Eder, es hermana de Rodolfo Mario Eder, quien realizaba el Servicio Militar Obligatorio en la Escuela de Suboficiales "Sargento Cabral" era colimba y es es uno de los tantos desaparecidos de la nefasta dictadura civico/militar.
Gracias Graciela, por tu participacion en este nuevo Spot.




Agradecemos la deferencia y colaboración de Taller Imagen.
Spot grabado y editado por Marcelo Goyeneche.
Idea y producción de "La Voz de los Colimbas"

Spot Colimbas 75-83

Miriam Lewin es Periodista, realizó y realiza, Prensa Escrita, Radio, Televisión y Periodismo de Investigación.
Miriam, fue secuestrada y torturada, pero su paso por la ESMA, no doblego su espíritu, en el spot, su voz impacta, es pura Pasión una Pasión que pone en cada cosa que hace.
Gracias Miriam, por tu predisposición y colaboración en el presente Spot.



Agradecemos la deferencia y colaboración de Taller Imagen.
Spot grabado y editado por Marcelo Goyeneche.
Idea y producción de "La Voz de los Colimbas"

Spot Colimbas 75-83

Horacio Pietragalla Corti, hijo de desaparecidos/asesinados por la dictadura cívico/militar y nieto Nº 75, recuperado de quienes lo habían apropiado, por Abuelas Plaza de Mayo.
Gracias Horacio,  por tu predisposición y colaboración para esta serie de Spots.



Agradecemos la deferencia y colaboración de Taller Imagen.
Spot grabado y editado por Marcelo Goyeneche.
Idea y producción de "La Voz de los Colimbas"

Spot Colimbas 75-83

El Dr. Horacio Verstraeten, realizo la colimba en el R.I. 3 de La Tablada, allí fue testigo de un hecho que marco su vida para siempre, lo que vivió se encuadra dentro de Crímenes de Lesa Humanidad.
Horacio, brindo su testimonio ante la Justicia, hoy le agradecemos su participacion en este nuevo Spot. Gracias Horacio.


Agradecemos la deferencia y colaboración de Taller Imagen.
Spot grabado y editado por Marcelo Goyeneche.
Idea y producción de "La Voz de los Colimbas"

viernes, 16 de septiembre de 2011

Sara Steimberg

Luis Pablo Steimberg fue un colimba secuestrado y desaparecido, su mamá Sara Steimberg, grabó este spot en el que solicita, a todos aquellos ciudadanos que hicieron la colimba durante la dictadura y tengan datos para aportar, referidos crímenes de Lesa Humanidad, se comuniquen con  la Secretaria de Derechos de la Nación.


Todo aporte de datos será confidencial, manda un mail a: colimba75-83@justicia.gov.ar
Teléfonos:

011 5167-6523
011-5167-6524
011-5167-6525




Agradecemos la deferencia y colaboración de Taller Imagen.
Spot grabado y editado por Marcelo Goyeneche.
Idea y producción de "La Voz de los Colimbas"

viernes, 2 de septiembre de 2011

Estreno de SMO El Batallon Olvidado.

SMO, El batallón olvidado
de Marcelo Goyeneche






















18 FLVR Festival Latinoamericano de Video y Artes Audiovisuales Rosario 2011.
 Pre estreno 
7 de septiembre, 19 hs. con la presencia del director 
Teatro La Comedia, Mitre y Ctda. Ricardone, Rosario. 


9 de septiembre, 19 hs 
Museo de la Memoria, Córdoba 2019, Rosario


SINOPSIS:
Tucumán 1975: un hito de la historia argentina y uno de los hechos más trágicos,
se cruzan: el SMO (Servicio Militar Obligatorio) y el “Operativo Independencia”. 
Conoceremos esta experiencia a través del relato de quienes hicieron la “colimba” 
en esa época. Desde el día del sorteo hasta los pormenores de la vida en el 
cuartel y el traslado al Monte. SMO, “El batallón olvidado” intenta rescatar de 
ese olvido, impuesto por la historia oficial, a aquellos jóvenes “colimbas” que 
vivieron esos años sangrientos de nuestra historia desde una trinchera en la
cual los puso el destino de forma azarosa. El documental también interpela 
sobre un genocidio avalado por parte de los ciudadanos y llega hasta hoy para
sorprendernos con hechos que parecían estaban acabados en nuestro país.


ESTRENO EN BS. AS.: 3 de noviembre, 20 hs.
Centro Cultural de la Cooperación
Av. Corrientes 1548, CABA.

Festivales:
 18 FLVR Festival Latinoamericano de 
Video y 
Artes Audiovisuales Rosario 2011.

FIC·Puebla 2011: 
Selección Oficial en la categoría de 
Documental Extranjero. 

Producción: 
Freakproduction - mgdocumentales  
Equipo Tecnico:     
Dirección: Marcelo Goyeneche
                                                                         Producción Ejecutiva: Nathalia Peluso                                                                                                                                         Música Original: Fernando Kabusacki
                                                        Cámara: Osvaldo Ponce, Marcelo Goyeneche
                                                Sonido: Horacio Almada
                                        DF: Osvaldo Ponce
                               Asistente de Producción: Emiliana Llorente
                                       Edición: Marcelo Goyeneche, Nelson Paredes
                                            Asistente de cámara: Hernán Maggio
                                                     Animaciones: Pablo Polledri
                                                             Dibujos: Emmanuel Moyano
                                                                       Montaje: Nelson Paredes
                                                                              Relatos: Guillermo Saccomanno
                                                                                      Prensa: Violeta Burkart Noe
                                                                         Diseño Grafico: Nancy Insua
Ficha técnica: Género: Documental
Duración: 92 minutos  
 Formato original: DV
Año: 2011


 Sobre el director: 

Marcelo Goyeneche, nació en Buenos Aires en 1972, estudio Diseño de Imagen 
y Sonido en la Escuela Panamericana de Arte. Documentalista y dirigente sindical 
ha realizado varios cortometrajes documentales, entre ellos: ‘’Los Carasucias’’ (1997),
sobre un comedor comunitario en Mataderos y ‘’Como un León’’ (1998), basado
en un cuento de Haroldo Conti escritor desaparecido durante la última dictadura.
Durante dos años investigó el bombardeo a la Ciudad de Buenos Aires en junio 
de 1955 para realizar ‘’El día que bombardearon Buenos Aires’’ (2004), su 
primer y multipremiado largometraje documental. Su siguiente trabajo, 
‘’Carne viva’’ (2007), sobre la huelga del frigorífico’’ Lisandro de la Torre’’ 
en 1959, obtuvo el premio al Mejor video documental en el Festival 
Latinoamericano de Rosario 2007 y fue declarado de interés por la Cámara 
de Diputados de la Nación. ‘’SMO, el batallón olvidado’’ (2011) es el tercer 
largometraje documental de esta serie dedicada a la reciente historia argentina. 
Actualmente integra DOCA (Documentalistas Argentinos), la CTA (Central de 
Trabajadores Argentinos) y da talleres de formación sobre cine documental.




                                                            

miércoles, 31 de agosto de 2011

Homenaje a Colimbas de Pueblos Originarios

La Dip. Adriana  Montes rindió homenaje a los Pueblos Originarios que participaron en las Invasiones Inglesas
 
 
El Batallón de Naturales que luchó en las Invasiones Inglesas de 1806 y 1807 fue homenajeado hoy por la Legislatura Porteña mediante el descubrimiento de una placa en el Pasaje 5 de Julio entre Balcarce y Venezuela, en el barrio de San Telmo.
 
La iniciativa corresponde a la diputada de la Coalición Cívica Adriana Montes quien manifestó sentirse muy honrada de poder conmemorar "la valerosa y activa participación de los pueblos originarios en la Invasiones Inglesas".
 
"Sin lugar a dudas el éxito de la victoria de la Segunda Invasión Inglesa se logró gracias al Batallón de Naturales compuesto por 240 hombres, con más soldados que los Húsares de Pueyrredón o del Regimiento de Montañeses", expresó la diputada durante el acto y agregó que "la historia hubiera sido diferente sin la participación de estos valientes"
 
De la ceremonia participaron, la legisladora porteña Adriana Montes, autora del proyecto, ex colimbas de las clases 53 a 59, Caciques representantes de los Pueblos Originarios, Quichuas, Querandíes, Quilmes, Tehuelches, Guaraníes y representantes de la Asociación Indígena de la República Argentina.



Proximamente sera colocada la Placa Homenaje que podrá ser apreciada en la esquina de Av. Belgrano y Pje. 5 de Julio de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires


lunes, 22 de agosto de 2011

Programa del 28 de Julio del 2011

 Desde "La Voz de los Colimbas" con Marcelo Goyeneche y el visto bueno de la Unidad de Datos Sensibles de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación, estamos realizando una serie de Spot`s de audio y vídeo, donde se solicita a las personas que hayan visto cosas, cuando hicieron la colimba, aporten datos que ayuden a esclarecer hechos, sucedidos, durante el Terrorismo de Estado..

Arrancamos con un audio de una nota realizada a Graciela Eder, hermana de Rodolfo Eder un colimba que fue secuestrado/desaparecido en el año 1976, Graciela es una de las primeras personas en grabar uno de los Spot a los que hacemos referencia mas arriba y nos decía:"...estaré con Uds cada vez que me necesiten..." "...me parece muy bueno lo que están realizando, (spot)..."

Nos visitaron Alberto Sosa y Ricardo Nuñez, ambos miembros de AECBA fue una de las primeras Asociaciones en Buenos Aires de Ex Conscriptos de las clases 53 a 59.
De Izq. a Der.Ricardo Nuñez y Alberto Sosa
Albero Sosa, manifestaba: "...tenemos la intención de realizar un plenario el próximo 16 de Agosto, donde entre todas la Asociaciones del país, podamos decidir los pasos a seguir.." "...deseamos la participación de todos y entre todos decidir que hacer..." "...se va a presentar un Anteproyecto para que sea evaluado por todos..." "...hemos tenido mucho franeleo con los Diputados..."
Por su parte Ricardo Nuñez, planteaba: "...fuimos a ver a Organismos de Derechos Humanos, por nuestro reclamo y...nada...ex conscriptos, afuera..." "...queremos hacer algo federal..."

Desde "La Voz de los Colimbas" apoyamos la realización de este plenario y justo es decir que desde Concordia Entre Ríos, la Asociación ECUCER venia postulando realizar algo como lo expresado por los compañeros de AECBA.

Se comunicaron a nuestro programa, Rolando Cristante y Leonardo Camacho de la clase 42 y nos contaban que les toco realizar la colimba en el Regimiento 8 de Tanques de Magdalena, cuando pasó lo de la lucha intestina del Ejercito, conocida como "azules y colorados" Rolando decía: "...alli murieron 9 personas, de los cuales 5 eran colimbas, también hubo una treintena de heridos..." Leonardo decía: "...yo fui herido en esa oportunidad...era otra época..." "...no estoy de acuerdo que vuelva el Servicio Militar..."

Luego pasamos a otro audio, en este caso se trató de una amiga, tal el caso de Sara Steimberg "...es muy importante este trabajo que  Uds están haciendo, es muy, muy importante..." Sara es mamá de Luis Pablo, otro colimba que fue secuestrado y desaparecido, agregaba: "...ningún Padre, ni Madre, puede olvidar a sus hijos..." "..seguimos luchando por los desaparecidos..." "..gracias a este gobierno se han ido esclareciendo las cosas..." "...mira...yo ya tengo 88 años y lo conozco a Eduardo Duhalde...es un mentiroso..."

Otra de las notas grabadas fue con Horacio Verstraeten, abogado, declarante en una causa de Crímenes de Lesa Humanidad y ex colimba, "...creo que es muy importante nuestra participacion, (en los spot), que nosotros somos los mas indicados, para hacerlos..." "...cuando fui a declarar me di cuenta que mi testimonio no caía en saco roto..."

Pasamos la entrevista realizada a Miriam Lewin, no hace falta decir que es una excelente y reconocida periodista, que durante la dictadura cívico/militar estuvo secuestrada en la ESMA, Miriam nos brindo su colaboración y nos manifestaba: "...es muy interesante la iniciativa...hubo como 500 centros clandestinos de detención...muchos colimbas fueron usados para custodiar esos lugares...también esos colimbas fueron victimas...hay muchas familias que esperan datos, datos que algunos colimbas pueden dar y ayudar..."

Nota: Graciela Eder, Horacio Verstraeten, Sara Steimerg, Miriam Lewin, han prestado su colaboracion para los Spot que estamos realizando, que en breve seran vistos.

miércoles, 17 de agosto de 2011

No Habra mas Penas, Ni Olvidos....

Uno de los periodos mas negros de la Historia Argentina fue el vivido durante el gobierno(?) de Carlos Menem, fueron años en los cuales la Argentina cayó y cayó por un tobogan sin fin, el destino de millones de argentinos fue llevado a la incertidumbre, al desasosiego, Carlos Menem, representa lo peor del Ser Humano, con el, la podredumbre fué Gobierno .

"Gracias" a el, hay Veteranos de la Guerra de Malvinas que aun no fueron reconocidos. Contra lo que muchos creen NO abolió el Servicio Militar Obligatorio, solo lo suspendió, tras el escándalo del caso Carrasco un colimba asesinado dentro de un cuartel.

Indultó a militares de la anterior dictadura, haciendo caso omiso al clamor popular que solicitaba Juicio a los responsables del genocidio al Pueblo Argentino, acá nos preguntamos o planteamos, existe un paralelo del gobierno de Menem con la dictadura militar..? Porque convengamos que su gobierno es solo comparable con la dictadura.

Lo que sigue, circula hace años por Internet, pero como diría el payaso: "...io les puedo asegurar que son puras infaaaaamiaaaas..."

Reverendo Hijo de Mil....

Fallecido: Marcelo Cattáneo
Causa: IBM-Banco Nación
Motivo: Para la justicia fue suicidio. Era un hombre que estaba dispuesto a hablar sobre el escándalo. El cuerpo de Cattáneo apareció colgado de una antena, junto a la Ciudad Universitaria, con ropas que no le pertenecían y un recorte de LA NACIÓN, sobre el caso, plegado dentro de su boca.


Fallecidos: Mario Perel y su mujer
Causa: Lavado de Dinero - Armas
Motivo: "Suicidio dijo la Policía". Un tiro en la cabeza a un metro de distancia. Habló demasiado. Le habría dado datos importantes a Elisa Carrió y a otros sobre las cadenas de lavado. Días después aparecieron las primeras denuncias contra Moneta y el grupo Menem, las cuales abrieron la conexión para el boom mediático de las armas. Carrió desmintió que se le haya dicho algo.


Fallecido:
Carlos Alberto Alonso
Causa: Armas
Motivo: "Paro cardíaco". Estuvo a cargo de los controles que la Aduana debería haber realizado durante la venta ilegal de armas.


Fallecido: General Juan Carlos Andreoli
Causa: Armas
Motivo: Murió al caer el helicóptero en que viajaba. Estuvo a cargo de Fabricaciones Militares.


Fallecido: Rodolfo Aguilar
Causa: Armas
Motivo: Viajaba con Andreoli en el helicóptero. Recibió un aviso en Perú sobre el envío de armamento Argentino a Ecuador.


Fallecido: Vicente Bruzza
Causa: Armas
Motivo: "Infarto". Operario de la Fábrica Militar de Río Tercero. Denunció que hubo un "maquillado" de armas.


Fallecido: Francisco Callejas
Causa: Armas
Motivo: "Derrame cerebral". Técnico de Fabricaciones Militares que viajó a Croacia para calibrarlos cañones.

Fallecido: Capitán de Navío Horacio Estrada
Causa: Armas
Motivo: Supervisó los envíos de armas que salieron de Ezeiza. Lasnaud traficante de armas detenido y ya liberado) dijo que se comunicó con el fallecido capitán Horacio Estrada -muerto en extrañas circunstancias y que éste lo contactó con Palleros. Lasnaud dijo, además, que Palleros "le manifestó que él poseía un decreto que autorizaba la exportación de armas", según consta en el acta de su declaración judicial, a la que Clarín tuvo acceso. Lasnaud dijo también que sólo tuvo contacto con Palleros. Un par de semanas antes informó al diario suizo Le Temps, que Palleros le aseguró que Menem "estaba al tanto".


Fallecido: Víctor Morón
Causa: Armas
Motivo: Desaparecido. Conexión con Palleros.


Fallecido:
Brigadier Rodolfo Etchegoyen
Causa: Aduana Paralela
Motivo: Para la justicia fue "suicidio". Era diestro. La autopsia afirma: "Se disparó con la mano izquierda y el dedo pulgar".  Era titular de la Aduana. "Puedo tolerar todo, menos drogas", había dicho. Estaba enemistado con Alfredo Yabrán.

Fallecido: Comisario Jorge Gutiérrez

Causa: Investigacion Depositos Fiscales
Motivo: Lo mataron a balazos mientras viajaba en un tren. Investigaba las irregularidades de los depósitos fiscales.

Fallecido:
Sub Comisario de la Policía Bonaerense Jorge Luis Piazza
Causa: Aduana Paralela
Motivo: Investigaba la muerte del Sub Comisario Gutiérrez, tenía que declarar y contar lo que habían descubierto.


Fallecido: José Gussoni
Causa: Aduana Paralela
Motivo: Su auto se estrelló contra un camión. El Juez lo caratuló como muerte dudosa. Denunció ilícitos en la compra del sistema informático María, que debía evitar el contrabando.


Fallecido:
Alfredo Yabrán
Causa: Caso Cabezas
Motivo: "Suicidio-Desaparición". Su exposición pública puso en riesgo la cadena de corrupción y las empresas vinculadas con la política.


Fallecida:
:Marta Meza
Causa: Madre del hijo natural de Carlos Menem: Carlos Nair, el hijo que nació de su relación con la diputada formoseña.
Motivo: Marta Meza se "suicidó" por "depresión"... justo antes de las elecciones. Menem todavía era presidente cuando la revista Noticias en 1994 y 1995 publicó dos notas sobre su relación con Marta Meza y un supuesto hijo que tuvo con la mujer. Contrariado por los artículos, Menem inició una demanda que llegó hasta las máximas instancias judiciales. En marzo de 1998, la Sala H de la Cámara Civil revocó un fallo de primera instancia y condenó a la editorial. La Corte Suprema convalidó la sentencia. Fue una revocación con lo justo. Cinco jueces votaron a favor de Menem: Julio Nazareno, Eduardo Moliné O'Connor, Augusto Belluscio, Guillermo López y Adolfo, Vázquez. Lo atípico fue que no hubo votos en contra: los otros cuatro jueces, Antonio Boggiano, Gustavo Bossert, Enrique Petracchi y Carlos Fayt, se abstuvieron de pronunciarse.

Fallecida:
Lourdes Di Natale
Causa: Armas-AMIA-Carlos Menem Junior
Motivo: Murió cuando faltaban dos días para encontrarse con su hija, a la que hacía a 8 meses no veía. Le habían retirado la custodia de la Federal. Se está investigando la causa de su muerte: Suicidio, accidente, u homicidio. Existe una fuerte campaña para decir de ella que estaba loca o depresiva, y así ahondar, sea en el suicido, sea en el accidente. Debía declarar en la causa Armas, y posiblemente podría volver a encarcelar a Menem. Nunca llegó.

Fallecido: Lorenzo Epifanio Siri
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: A Siri le emborracharon y le hicieron cruzar una y otra vez la ruta 9, hasta que lo atropellaron. Cuidador del campo de la familia Sívori donde cayó el helicóptero de Júnior. Siri dijo que había escuchado tres eclosiones previas a la caída del helicóptero (disparos). Vio tres paquetes como de azúcar, y dinero. Y que, además, se le acercaron dos personas y le dijeron "Viejito, vos te mandas a mudar de acá porque sos boleta, no viste nada".

Fallecido: Miguel Lucow
Causa: Carlos Menem Junior
Motivo: Lo asesinaron a balazos en la puerta de su casa "para robarle", según el informe, pero ni tocaron su billetera. Perito de la Fuerza Aérea, habló con la Fiscal Sívori por teléfono. Le dijo "esto no fue un accidente". Firmó tres meses después de muerto, según denuncian, que "el peritaje demostró que fue un accidente".

Fallecido
: Ángel Daniel Antakle
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Fue el que mató a Lucow. Murió dos días después, sin declarar.

Fallecido:
Félix Bonachera
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Ayudante del perito Lucow, murió en extrañas circunstancias. Su mujer le habría dicho a Zulema "que se trató de un atentado".

Fallecido: Héctor Bassino
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Comisario General de la Policía Bonaerense y Jefe de la División Helicópteros de la Fuerza, enviado por el polaco Klodczyk,  Fue el primero en llegar y revisar el helicóptero. No declaró todo lo que vio. Dos años después, mientras esperaba a su esposa a la salida de una fabrica. Dos tipos en moto lo matan de dos balazos. Este hombre ya era retirado de la Fuerza. La carátula fue "presunto intento de robo". Pese a que le tiraron "al pasar".

Fallecido: Hugo Sánchez Trotta
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Era un delincuente que sabía quien había robado el maletín de Carlitos que estaba en el helicóptero, el por qué y quién lo ordenó. A los dos días de salir de la cárcel, y sin poder decir nada, fue acribillado por la policía. "Atentado y resistencia a la autoridad, seguida de muerte". Lourdes di Natale afirmó luego que el maletín lo tenía la testaferro de Emir Yoma. Antonio Emilio Trotta, hno del anterior también fue muerto.

Fallecido:
Emilio Eduardo Mancini
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Hermano del perito de Gendarmería, José Luis Mancini, (peritaje que demostró la existencia de 5 esquirlas de balas). Lo llamaron y le dijeron: "No te olvides que algún integrante de tu familia puede sufrir un accidente". Fue abordado por cuatro hombres que le dispararon en el cuello.

Fallecido: Jorge Artoni
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Lo mataron a balazos en la puerta de su casa,.secretario del Brigadier Antonietti. Artoni había asegurado que recibió un llamado de Anzorreguy sobre la tercera persona en el helicóptero. Y esto sale de los datos que afirman que "Carlitos" hizo pasar personas por migraciones, sin control alguno.

Fallecido: Hugo Raúl Bocolino
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Se "suicidó" con un disparo en la cara. Camionero que, minutos antes de la caída del helicóptero, paró a cargar combustible en la ruta 9, kilómetro 211.5. Vio todos los detalles de la caída del helicóptero. Telefoneó a su mujer: "Beatriz, ha ocurrido algo terrible. Fui testigo de un hecho que me asusta. Ahora no puedo hablar pero el viernes, cuando regrese, te  cuento". Nunca volvió.

Fallecido: Carlos Santander
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Era un asaltante que aseguraba tener filmaciones de la caída del helicóptero. Lo mataron días después, en un tiroteo.

Fallecido:
Dr. Martínez
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Médico de San Nicolás. Fue asesinado a cuchilladas pocos meses después de la caída del helicóptero. Fue el primer médico en atenderlo.

Fallecido: Rodolfo Cortese
Causa: Carlos Menem Júnior
Motivo: Agente de la SIDE: Fue quien le acercó la cassette a Zulema, donde pudo escuchar los gritos de Carlitos grabados por radio antes de caer. "Me están tirando, me están tirando, escuchen huevones..." Falleció de manera extraña y su cuerpo fue cremado sin autorización de la familia. Intentó vender la cassette, pero la cifra era muy alta.

Fallecido:
Antonio Palermo
Causa: Declaró en el divorcio de Zulema
Motivo: Lo asesinaron en su casa de una puñalada en el estómago quince días después de declarar en el juicio de divorcio.

Fallecida: Sonia Álvarez
Causa: Confidente de Carlitos
Motivo: Fue su secretaria y amiga durante cinco años. Murió en 1994 en un accidente automovilístico, manejando una 4 x 4. En esa ocasión, Carlitos dijo llorando: "Me mataron a Sonia"
 

sábado, 30 de julio de 2011

Programa del Jueves 14 de Julio del 2011

Arranco el programa y al poco andar se comunico gente amiga, tal el caso de Sergio Caballero miembro de la Asociación de Parana, Entre Ríos.

Entre otras cosas la gente de Parana, lleva adelante un programa radial "La Hora de los Ex Conscriptos"
por FM San Agustín, donde desarrollan todo lo concerniente a los Ex Colimbas y nos hacían saber de algunas cosas que están llevando adelante en la actualidad.

Luego se comunico la Sra Stella Renzi, haciendo mención a la reunión e inauguración de la Asociación de 3 de Febrero, de las clases 53 a 59, a llevarse a cabo el próximo día 31 de Julio 10:30 hs en la calle Adolfo Becker 2021 de la localidad de Martín Coronado.

Una siguiente comunicacion se llevo a cabo entre el representante de la Asociación ECUCER de Concordia Entre Ríos, el Sr. Rafael Collazo y "La Voz de los Colimbas" la Asociación ECUCER viene proponiendo una marcha o concentración en todo el país, es una propuesta mas que interesante y que creemos merece ser considerada por parte de las clases 53 a 59 máxime teniendo en cuenta la inercia que hay en el reclamo de las citadas clases.
Alberto Longhi y Luis Gannini

Y luego de las comunicaciones pasamos a las visitas, en este caso Alberto Longhi y Luis Giannini ambos compañeros pertenecen al Acampe Plaza de Mayo de los Veteranos de Guerra No Reconocidos de la guerra de Malvinas, siempre es un gusto contar con la presencia de la gente del Acampe a los que consideramos amigos y acompañamos en su justo reclamo, reclamo que ya debería haber sido atendido.
Nos decía Luis Giannini: "...la labor del Acampe fue juntar toda la documentacion pertinente al reclamo...hoy tenemos toda esa documentacion...esto te lleva a pensar que ya estas ahí...uno piensa que ya esta...pero como hace 20 años que estoy en esta lucha hasta no tener el Reconocimiento en la mano..." Se sumo a la charla, vía telefónica Walter Rogido Pte. de la Federacion de Veteranos de Guerra de la Pcia. de Corrientes y nos decía: "...yo creo que esta falta de Reconocimiento, (al Acampe), es algo que alienta la division con los Reconocidos..." "...acá tenemos a José Galvan que es un mercenario que esta al frente de un Centro de Ex Soldados...son un desastre...es lamentable que esta gente desaliente el Reconocimiento de los que participaron en la guerra...nosotros por el contrario apoyamos el Reconocimiento de todos los que participaron..." "....hay Veteranos que  desmalvinizan, que han hecho un negocio de la gesta, nunca tuvieron dignidad..."
A.Longhi y L.Giannini con La Voz de los Colimbas
Finalizando el programa se comunico con "La Voz de los Colimbas" un amigo entrañable, Oscar Mendoza desde Parana Entre Ríos.

viernes, 29 de julio de 2011

Programa del 07 de Julio del 2011

"La Voz de los Colimbas" recibió a un compañero que realizo el SMO en Campo de Mayo.

Nos visito un ex colimba, se trata de Ruben Belond es de la clase 55 e ingreso a realizar el Servicio Militar Obligatorio en Febrero de 1976 días antes del golpe cívico/militar.
Su incorporación fue a uno de los dos lugares donde el aparato del Terrorismo de Estado actuó mas despiadadamente, uno fue la ESMA y el otro, donde le "toco" a Ruben, Campo de Mayo, allí fue destinado a la Compañía de Policía Militar 201 Campo de Mayo, su jefe era el Mayor José Antonio Marquez.

El maltrato a los soldados era algo habitual, cuenta Ruben que en reiteradas oportunidades vio a colimbas estaqueados en la Plaza de Armas, (enorme playón donde se realizaban formaciones y entrenamientos), a el lo mandan al Deposito de Intendencia, lugar donde se almacenaban y entregaban todo lo concerniente a calzado y vestimenta, como así también utencillos de aseo e higiene y vajilla.
"...eramos sacados del cuartel a desarrollar tareas policíacas, tales como guardar un perímetro, detener el transito de automoviles y colectivos para identificar a los ocupantes, esto era llevado a cabo por suboficiales u oficiales..." "...creo que fue el 18 de Junio que en el cuartel había mucho movimiento, para mi Santucho estaba allí..." "...en una oportunidad, nos llevaron a colectora de Panamericana y Grl Paz donde en el 5º piso del edificio que allí se encuentra, dijeron que era el departamento de Roberto Santucho, de allí vi como oficiales de alto rango se llevaban o robaban Títulos Inmobiliarios, Cédulas del Automotor e incluso los muebles que fueron llevados a Campo de Mayo..." "...para nosotros, los colimbas, a Santucho lo tenían en donde hoy día funciona el Centro de Capacitacion de las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas..."
Ruben Belond en "La Voz de los Colimbas"

Nota de Redacción: Santucho, segun comunicado del Ejército de la época, murió el 19 de julio de 1976, a las 15 hs, en un enfrentamiento en  Villa Martelli.

domingo, 24 de julio de 2011

Felicidades Uruguay........!!!!

Dicen que en el fútbol no hay lógica, en esta final si la hubo, gano el mejor y es Justicia.....!!!





Salud Campeón...!!!

sábado, 23 de julio de 2011

Crónicas de una Maestra Rural

Por Delia Boucau

Delia Boucau
Pampa del Malleo es como una palangana ubicada a 30 km de Junín de los Andes, y la escuela Mamá Margarita estaba situada al sur de ese valle árido. Había sido fundada por el Padre Oscar Barreto, misionero salesiano. Era un Hogar-escuela al que concurrían diariamente alumnos de ambos sexos, pero albergaba solamente a aquellas chicas que, por la distancia y falta de escuela en sus lugares de residencia, no tenían posibilidades de escolarización. La mayoría de los varones iban a la escuela en todos aquellos lugares donde hubiera, así tuvieran que andar leguas, pero las mujeres quedaban en casa.
Cuando llegué a Mamá Margarita, en 1966, el hogar contaba con treinta internas que pasaban allí todo el año escolar, desde el 1º de setiembre hasta el 25 de mayo; exceptuando las vacaciones de Navidad. En ese momento estaba en construcción lo que llamábamos la Escuela Nueva.
Había un baño, instalado con el mínimo de artefactos, pero no funcionaba por falta de agua corriente. ¿Para qué decir corriente? Digamos que casi no había agua. La poca que lográbamos extraer provenía de un ojo cercano, que se agotaba al cabo de unos pocos baldes. Una de las primeras cosas que aprendí fue a racionar los recursos. El agua del primer enjuague de la ropa servía para lavar pisos; el segundo y último, para vidrios o cualquier otra cosa que no requiriera una excesiva pulcritud. Ese baño se desempolvaba de vez en cuando para un uso específico y glorioso: una ducha. En la cocina, contigua al baño, había una bomba de reloj, esas que se bombean de costado y no de arriba para abajo; era la primera vez que veía una. Esto sucedía en setiembre o mayo, cuando había agua suficiente como para que la temperamental bomba cumpliera con su cometido.
La leña se racionaba también. La única forma de obtener abrigo era en el hogar del comedor y en la cocina. Recuerdo un otoño en que tuvimos que buscar raíces en el suelo helado una vez agotada la recolección de palitos y todo lo quemable en cientos de metros a la redonda. Llegamos incluso a quemar la madera de bancos escolares que estaban para reparar.

TRASLADO A ESCUELA NUEVA

La Escuela Nueva, tarea que el Padre Barreto emprendió para ampliar y mejorar las condiciones de vida, constaba de cuatro aulas, dirección, dormitorio, sanitarios, dormitorio para maestras con su respectivo baño con ¡bañadera!, comedor, despensa y cocina. Con forma de U, tenía alrededor de su parte interna una galería con ventanales que dejaban pasar mucha luz, pero también mucho frío. Era más fría que la escuela vieja porque era más grande, con cielorrasos altos, ambientes amplios en los que hacía falta mucha gente que despidiera calor para que fuera agradable. Me costó mucho mudarme, prefería la tapera de adobe y techo de cartón con su calidez rodeada por árboles, a la frialdad de un edificio más adecuado e higiénico plantado en un páramo de greda y piedra. Muchas cosas cambiaron, no sólo el edificio. La vida familiar de la escuela de adobe fue desapareciendo de a poco.
Todo estaba listo para la inauguración de la escuela, que se realizó el 5 de noviembre de 1967, con la asistencia del entonces presidente de facto Juan Carlos Onganía y su señora, quienes fueron los padrinos. Fue un espléndido día de sol hasta que se levantó un viento de esos que solían soplar. Era tal la tierra que volaba que nuestras caras se habían convertido en máscaras.
Para cuando nos trasladamos, había cuarenta y cinco internas, además de los externos de ambos sexos que concurrían a clase. Se contaba con tres maestras de grado y con cuatro Hermanas de las Misiones Extranjeras que habían llegado al inicio de ese período escolar. Yo, como personal de servicio, me ocupaba del internado. Mi sueldo era una tercera parte de lo que cobraba en Buenos Aires como docente, pero me sentía feliz con lo que hacía.
Siempre dije que no era supersticiosa, pero en el verano de 1968 tuve una sensación extraña y desagradable que todavía hoy sigo recordando. Estaba sentada en el comedor, a la mesa de las maestras que daba a una ventana por la que se veía la casa de las Hermanas, cuando en un extremo de la cumbrera se posaron cuatro jotes. Uno comenzó a alejarse del resto a los saltitos hasta alcanzar el otro extremo de la cumbrera; luego de un rato, voló. Fue ahí cuando sentí como un golpe en el estómago y me recorrió un escalofrío. Una de las Hermanas era Léonie Duquet. Léonie estuvo sólo un año en Malleo y luego se volvió a Morón. Fue una de las dos monjas francesas secuestradas y desaparecidas en diciembre de 1977.
Había una proveeduría que el Padre Barreto había puesto en funcionamiento para que la gente pudiera comprar vicios, que era como llamaban a los artículos de primera necesidad como yerba, azúcar, sal, jabón, etc. De esta forma no debían hacer tanto camino hasta el boliche y la mercadería era más barata. Una forma también de desalentar a que fueran hasta allá y compraran bebida (1).
Mientras las internas estaban en clase, yo lo atendía. Poco a poco se fue ampliando la variedad de artículos y era un desfile interminable de gente que pasaba diariamente y a cualquier hora. Me encantaba atender, me divertía, conocía a la gente, me enteraba de sus problemas y dificultades. Algo que al principio me resultaba gracioso pero que con el tiempo llegó a sacarme de las casillas era la costumbre de pagar artículo por artículo.
No era cuestión de pedir 5 kilos de azúcar y pagar, sino que se meditaba concienzudamente sobre los que se iba a pedir, pasaban la bolsa, impecable casi siempre, para que la llenara. Ahí comenzaba la otra parte de la ceremonia: darse vuelta para sacar de entre las ropas un pañuelo anudado, girar nuevamente hacia el mostrador, desanudarlo, sacar algún billete mirándome para ver por mi reacción si era de la denominación adecuada, tomarlo, recibir el vuelto, guardarlo en el pañuelo, anudarlo, darse vuelta, esconderlo entre las ropas y girar nuevamente hacia el mostrador. Silencio. Miradas furtivas hacia los estantes. Pedían yerba, pasaban la bolsa y recomenzaba el proceso. Y así, hasta llenar dos grandes bolsas conteniendo bolsitas con azúcar, yerba, sal, fideos, polenta, levadura, fósforos, velas y jabón de ropa y de cara.
Años más tarde, siendo maestra de 6º y 7º grados, decidí enseñarles a hacer la compra con una lista y pagar todo junto. Después de explicaciones varias, trabajos prácticos, boliche instalado en el aula, llegó el gran día y, lista en mano, fuimos hasta el boliche que estaba en el río. De tan seguras y desenvueltas que mis alumnas se habían mostrado en clase, me sentí frustrada cuando todas, todas y cada una de ellas actuaron como sus padres, pidiendo y pagando de a una cosa por vez. Volví furiosa a la escuela mientras ellas iban encantadas con la experiencia. ¡Y todavía me preguntaban qué me pasaba!
Es cierto que lo que practicaban en la escuela era un juego y los errores fácilmente subsanables, pero nunca entendí por qué no eran capaces de trasladar el aprendizaje a la vida real, sino que se quedaban con lo conocido, en lo que se sentían seguras, que era reproducir lo que veían en sus padres. Creo que al hacer las compras de esa forma tenían mayor control del dinero y pensaban que no serían estafados. La platita del boliche de la experiencia en el aula era sólo papeles.

OTRO TRASLADO

1º diciembre de 1975, últimos meses de Isabel Perón, el Brujo de la Triple A y en vigencia el decreto firmado por Luder y Ruckauf de aniquilar la subversión. Yo era entonces directora de Mamá Margarita y había ido al pueblo por dos días a cuidar a la cocinera, que estaba internada en el hospital con quemaduras por un incendio ocurrido en su casa; sus tres hijos habían sido derivados al Instituto del Quemado en Buenos Aires. Estaba leyendo mientras tomaba un café en el único restaurante del pueblo, antes de irme al hotel, cuando unos palos negros se apoyaron sobre el mantel de mi mesa. Leer este renglón es una eternidad comparado con la velocidad con que mi cerebro registró que los palos eran caños de ametralladoras, fusiles o qué sé yo, porque sólo puedo distinguir entre una honda y un arma de fuego. Al levantar la vista vi que estaba rodeada por soldados armados hasta los dientes:
–¿Delia Boucau?
–Sí...
–Tiene que acompañarnos.
–¿Por?
–Algo pasó en Mamá Margarita, en el Regimiento le van a ampliar información.
Mi primer pensamiento fue en un accidente, pero no iría el Ejército con toda la parafernalia desplegada a decírmelo. La dueña del restaurante miraba boquiabierta. No sé qué hizo que yo le gritara “¡avisen al Obispo!” (2) (3).
Me hicieron subir al asiento trasero de un jeep. Al llegar a la guardia se me informó que quedaba detenida y punto. Al entrar en la oficina de al lado, me encuentro con dos maestros y dos maestras de la escuela: Mónica Bonini, Mario Rivadero, Bernardino “Chacho” Díaz y María Elena “la Negra” Herrera, demudados y en silencio. Me identificaron pidiéndome por primera vez el documento y me mandaron a sentar. Nadie nos aclaraba nada ni podíamos hablar entre nosotros. En la más absoluta oscuridad y aún en la ignorancia nos llevaron a las tres mujeres al Casino de Oficiales. Un lindo edificio pero tenebroso en la penumbra. Nos hicieron entrar a un pequeño hall al que daban tres puertas: un dormitorio muy amplio con varias camas tendidas fue lo primero que vimos. Quedamos solas y en silencio.
A la mañana siguiente nos despertamos con un sol radiante sobre unos diez centímetros de nieve que refulgía en todo su esplendor. No nos bañamos por temor a que en cualquier momento entrara alguien y nos sacara enjabonadas para cualquier cosa. Lavamos las bombachas ya que estábamos con lo puesto y las pusimos a secar en las ramas del árbol que llegaba hasta la ventana. Mónica decía, viéndolas mecerse con el viento, que si se volaban, no dudaría en llamar a quien fuera para que nos trajera los calzones. Todavía había humor, aunque después nos quedamos mirándonos en silencio; no sabíamos qué decir, qué pensar.
Apareció un oficial que me llevó abajo y entramos a un inmenso salón con ventanales todo a lo largo. El sol y el resplandor de la nieve me encandilaron y apenas pude adivinar siluetas de hombres, muchos, muchos, uno al lado del otro delante de las ventanas; parecían estatuas y no pude distinguir si de uniforme o de civil. Me condujeron a un grupo de cuatro sillones y me senté en el que quedaba desocupado. Me trajeron un café; estaba azorada, pero no tenía miedo. Todavía hoy no lo entiendo, ¡qué inconsciencia! Pero, viviendo en una burbuja, sin noticias, es explicable que me sentara como en el living de una casa a charlar con amigos.
Y empezó la sesión: el bueno, el malo, el moderador, cada uno con sus preguntas en el tono apropiado a su rol. Yo contestaba: padres, hermanos, parientes, amigos, colegios, trabajos, fechas. Que por qué estaba en Mamá Margarita. Por vocación, dije. Que dónde estaba el 20 de junio de no sé qué año. No sé. Que estaba en Zapala, dijo el malo. No tuve tiempo de preguntarme cómo diablos lo sabía y recordé que, ya en vacaciones, había tomado el colectivo hasta allí y después de ver el desfile pasé horas de aburrimiento caminando, mirando negocios cerrados y tomando café hasta que se hizo la hora de tomar el tren a Buenos Aires. Ese episodio me hizo pensar que ningún ciudadano dejó de ser observado en gobiernos civiles o militares. Pero eso lo pensé después.
A la Negra Herrera la soltaron. Almorzamos Mónica y yo y una camioneta vino a buscarnos. En ella ya estaba sólo Mario Rivadero y, para nuestra sorpresa, el Padre Mateos. Sin cruzar palabra nos llevaron hasta el aeropuerto. El oficial y el chofer fueron hasta la torre de control y nos dejaron a los cuatro sentados en el mismo asiento. Mateos nos dijo, muy preocupado, que la cosa no pintaba bien. El sabía lo que estaba pasando en el país, nosotros vivíamos en la más absoluta inopia. Como dos horas después, de vuelta al regimiento; el avión no llegó y respiramos aliviados.
Al día siguiente a las cinco de la tarde nos suben a un Unimog y, brazo en alto, quedamos esposados a la estructura que sostenía el techo de lona. Un oficial, con cara de circunstancias, cierra de golpe la compuerta: “A partir de este momento están a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. Cualquier intento de fuga será reprimido con las armas”.
–Usted –me dijo–, ¿se acuerda de mí?
–No.
–Yo estaba a cargo de los conscriptos cuando el general Onganía apadrinó la escuela.
¡Por Dios! ¡El tipo recordaba mi enojo cuando sus colimbas se habían emborrachado y molestaban a las alumnas! Ahora él estaba al mando del operativo. Los otros me preguntaron, pero no quise hablar.
Delante, un camión con soldados que nos apuntaban. Detrás, otro; por sobre la cabina, tres caras adolescentes asustadas, se asomaban con sus armas. Nos sorprendió ver que nos llevaban por el camino que pasa por Piedra del Aguila y Chocón y dedujimos que nos llevaban a Neuquén. Sobre el río Collón Cura, hay un desvío que entra a Sañicó; un camino por el que no pasaba nadie en esa época, y el Padre Mateos, conocedor de la zona, atinó a decir “acá nos matan”. Sin embargo seguimos por la ruta. Los otros habían logrado bajar la mano haciendo correr y girar la esposa, pero en mi barral había algo que lo impedía. Mi mano estaba congelada, dormida; hormigueaba en forma intolerable. Me paré pero un grito me hizo sentar de golpe; los colimbas nos apuntaban directamente. Conseguí meter la mano entre el fierro y la lona para descansar de a ratos. Ya estaba oscuro y el frío era insoportable; nadie tenía mucho abrigo y nos castañeteaban los dientes. Paramos en Piedra del Aguila y nos hicieron bajar de a uno. Al sacar la mano me quedaron en la palma dos tiras en carne viva porque la piel se había congelado y quedó pegada al metal.
Llegamos a Neuquén, al Comando, a las 6.30 de la mañana. De allí nos mandaron al penal. No me acuerdo por dónde entramos, sólo recuerdo un pasillo con dos rejas al final que se abrían a ambos lados. Mónica iba delante y la escuché gemir cuando entramos a otro pasillo y vio la celda. En esa primera la hicieron entrar. A mí me llevaron al otro extremo. Se escuchaban alaridos y una radio a todo volumen. Después supimos que eran dirigentes del S.U.P.E. de Plaza Huincul. Ya no había hombres en el sector donde nos ubicaron a Mónica y a mí. Las celdas medían 1,90 de largo por más o menos 1,20 de ancho. Dos guardias mujeres que no pasarían de los veintipocos años me empujaron hasta el fondo y, a la orden de “desvístase”, comencé a poner la ropa sobre la cama. Tiraban de mis dientes para ver si eran postizos, metían sus dedos en mis oídos... Ya casi habían terminado cuando apareció la jefa y de un brazo las sacó al pasillo preguntándoles quién les había dado orden de hacer aquello. Furiosa, ni me molesté en escuchar la respuesta mientras me vestía. Una vez que cerraron la puerta, me sacudió el golpe seco del pasador y quedé sola.
La luz en la celda estaba permanentemente encendida, sólo veía luz natural cuando me llevaban al baño, al que decidí ir con mucha frecuencia aunque sólo fuera a lavarme las manos para caminar un poco. En cada incursión tosía para que Mónica me diera una pista, pero nunca escuché nada, ni siquiera que se abriera su celda. Eso me preocupaba mucho. Una mano había abierto el ventanuco y me había entregado los cigarrillos que estaban en la cartera. No tenía ganas de fumar, cosa insólita. Para almorzar, aunque vaya a saber qué hora era, me trajeron puchero. Después de comer encendí un fósforo e hice una marquita en la pared con la parte quemada para ir contando los días; siempre y cuando no alteraran el ritmo de comidas, podría llevar el cálculo. Más tarde se volvió a abrir el ventanuco y una mano me entregó el rosario que también estaba en la cartera y que no había pedido. Supe, por el anillo, que era la jefa. Fue la misma que dos días después, con mucho sigilo, abrió la ventanita y susurró “los sueltan”.
–¿Y Mónica? –le pregunté.
–Está bien, quédese tranquila –cerró de golpe y le dijo a alguien: “la estaba vigilando”.
Al tercer día de nuestra llegada a Neuquén nos reencontramos los cuatro detenidos en una oficina donde un oficial mostraba los libros que habían incautado en la escuela; cada uno tenía que decir a quién pertenecían, dato que se anotaba prolijamente en listas. El Padre Mateos admitió que El ejército azul de la Virgen de Fátima era suyo, y yo, que Las revoluciones del motor pertenecía a la biblioteca de la escuela.
No tuve mejor idea que pedirle al oficial que me hiciera una certificación de que habíamos estado detenidos por la razón que fuera esos cinco días para presentar al Consejo Provincial de Educación y justificar nuestras inasistencias. Cuando me la entregaron no paraba de mirar alternativamente al milico y las hojas. Estas eran del tipo borrador de los blocks Coloso, pero el contenido era lo más fantástico que había visto. Decía: “Certifico que Mario Rivadero, Mónica Bonini y Delia Boucau estuvieron detenidos en averiguación de antecedentes desde el 1º de diciembre hasta el 5 inclusive. Firmado: Ernesto Trotz”. Eran sólo tres renglones sin margen superior ni laterales. Ni lugar ni fecha, ni membrete o sello alguno.
Salimos al gran patio deslumbrados por el sol y escuchamos gritos vivándonos. Caminamos hasta el portal de entrada y las casillas de guardia, donde tuvimos que identificarnos otra vez. Ni bien salimos un tropel se nos acercó para abrazarnos. Alcancé a ver a mi hermano y cuñada. Nos dijeron que don Jaime rezaría una misa en la catedral. Hacia allí fuimos y monseñor, cansado, con ojos brillantes y su gran sonrisa, nos abrazó. Al salir del obispado para ir a la iglesia, la señora Manuela de Vega, jefa de supervisores del Consejo, nos estaba esperando para abrazarnos. Fue a título personal. Para la institución, tal vez hubiera sido mejor que no existiéramos, porque cuando más tarde mandé los certificados se me dijo verbalmente que cómo se me había ocurrido sentar semejante precedente. ¿Qué quisieron decir?
Supe, muchos años después, quién nos había acusado y pedido que investigaran. Por la amistad que me une a sus familiares (que fueron quienes me lo dijeron) no voy a dar su nombre. Además, ya murió.

Fuente: Pagina 12