.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-




POR NUESTROS COMPAÑEROS MUERTOS EN ENFRENTAMIENTOS, POR LOS SECUESTRADOS Y DESAPARECIDOS, MIENTRAS REALIZABAN EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO, POR LOS VETERANOS NO RECONOCIDOS, POR UN RECONOCIMIENTO
HISTÓRICO A LOS COMPAÑEROS DE MALVINAS, POR QUIENES SOBREVIVIMOS.


JUEVES 17:00 a 19:00 HORAS-AM 1010 ONDA LATINA


Realizan La Voz de los Colimbas...


Horacio Verstraeten- Gustavo Capra y Ricardo Righi.



Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...

Nosotros podríamos ser los Desaparecidos...Testimoniemos...


Si cuando hiciste la colimba,
pasaste por situaciones extremas, hacia tu persona o viste gente secuestrada o algún compañero fue secuestrado o asesinado, no sigas sufriendo tu silencio...
"La Voz de los Colimbas" te escucha ponete en contacto y descarga esa mochila, los colimbas también fuimos victimas, nadie te va a entender mejor que otro colimba.
Si no deseas dar tus datos, te comunicas en forma anónima, no hay problemas...
Tu testimonio es confidencial y puede ayudar mucho.

Por correo a: lavozdeloscolimbas@yahoo.com.ar

Por teléfono: 154-091-1192

Ricardo Righi


domingo, 24 de octubre de 2010

Reportaje a María Chorobik "Chicha" de Mariani.


Por Fernando Latrille ***



Cuenta sobre los indicios que la llevan a pensar que Marcela, la hija adoptada irregularmente por Ernestina Herrera de Noble, puede ser su nieta Clara Anahí. Pero al mismo tiempo es conciente de que es el análisis de ADN el que determinarán a ciencia cierta la identidad de la joven.

Habla sobre el excelente trabajo realizado por los arquitectos para que la casa atacada de la ciudad de La Plata, donde se produjo la masacre por la dictadura cívico militar en la que fue secuestrada su nieta, funcione como un espacio de la memoria que nos permita a nosotros y futuras generaciones poder ver y palpar el genocidio llevado adelante el 24 de marzo de 1976.

De todo ello habla en el siguiente reportaje una maestra de la lucha, la perseverancia, el coraje, como lo es “Chicha” Mariani. A treinta y tres años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo, que mejor la palabra de su fundadora que con sus 86 años sigue buscando incansablemente a su nieta.

Un viaje a la ciudad de La Plata amerita pasar obligadamente a visitar a “Chicha” Mariani. Esta vez no hay cita previa, pero si el deseo que habita en las ganas de verla. Porque María Isabel Chorobik de Mariani es ejemplo de vida, una mujer de mucha energía que cualquiera de los mortales que carecemos de paciencia y esa experiencia de lucha por verdad y justicia, que “Chicha” desde hace mucho tiempo lleva adelante, deberíamos al menos buscar para imitar.

Estar con ella es tratar contagiarnos de esa personalidad, de esa ciudadana notable que sin duda nos marca el camino transitado con coraje, paciencia, serenidad y absoluta entrega. La palabra sabia de Mariani, su búsqueda incansable, debe ser reflejada una y otra vez en estás páginas.

La Fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo tiene mucho por seguir peleando en sus jóvenes 86 años. Su ceguera no la detiene, tampoco su deteriorada salud. Aunque con suerte para quien escribe, apenas toco el timbre de su domicilio transformado en la Asociación Anahí (nombre de su nieta desaparecida), me abre la puerta su fiel asistente y ahí la veo a ella, parada, con su importante estatura que se asemeja a su grandeza y que despierta en mí una imagen quijotesca. Me presento y me recuerdan cuando les menciono que soy el periodista de Ramallo. Al preguntarme si había concertado una entrevista por teléfono le respondo que no, que pasaba porque justamente tenía que venir y quería saludarla, y si podía, mantener una charla con ella. Igual soy bien recibido, con la grandeza que tienen los que siempre se hacen un espacio para el otro.

“Chicha” me dice: “vos sos el que me hiciste esa linda nota”. Y en ese momento recibo el mejor premio de mi vida. Un elogio de una de las mujeres más grandes de nuestro país. Rápidamente me pregunta si deseo tomar un café, respondo que si, y ella también pide uno porque no había tomado ninguno en la mañana. Se encuentra hablando y elogiando las tapas de expedientes junto a su asistente y un joven abogado. Comentan también la información que publicó el diario Tiempo Argentino, los documentos exclusivos donde el general Gallino expresa que Mitre y Magnetto estuvieron armando el cuestionario para el interrogatorio. Interrogatorio que bajo tortura le practicaban a la viuda de Graiver.

Intervengo diciéndole al abogado que por Internet puede acceder a esa información. Luego es “Chicha” quien me informa que el que se acaba de retirar es Alejo Ramos Padilla, que tuvo activa participación en los denominados “juicios por la verdad”. Intervino como abogado querellante en el primer juicio oral y público por delitos de lesa humanidad, realizado después de la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final, obteniendo la condena a reclusión perpetua del Comisario General Miguel Osvaldo Etchecolatz. Es abogado apoderado de la familia Timerman en los juicios donde se investiga las violaciones a los derechos humanos de las que fue víctima el periodista Jacobo Timerman. Participó del juicio oral y publico seguido contra el sacerdote de la Iglesia Católica Cristian Federico Von Wernich donde se logró su condena a reclusión perpetua. Promovió la investigación de los funcionarios civiles de la dictadura militar que participaron en los hechos de terrorismo de Estado. Formuló la acusación y logró el encarcelamiento de Jorge Rafael Videla en el juicio que se le sigue por la práctica sistemática de robo de bebes. Se desempeñó como abogado del Presidente de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos (A.P.D.H.) Diputado Nacional Alfredo Pedro Bravo, y es abogado de la fundadora y primer Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, María Isabel Chorobik de Mariani.

Esos son los que han escrito y siguen escribiendo verdad y justicia. Por eso desde el sillón donde me encontraba sentado, escuchándolos hablar a Ramos Padilla, a Chicha Mariani, a su asistente, rodeados de expedientes, conversando de las buenas tapas que se les hizo a los mismos, es imposible no quedarme deslumbrado con esas personas que tanto han aportado, siguen y seguirán aportando en los juicios que se llevan adelante, y los que comenzarán, por los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura cívico militar. De eso “Chciha” es una gran colaboradora, coleccionista de pruebas, trabajo que comenzó a la fuerza, pero que la colocó a ella y a otras Abuelas en esa tarea minuciosa y exhaustiva de buscar documentación sobre los niños apropiados.

Lo primero que deseo preguntarle Chicha es ¿cómo se encuentra la investigación que hace tantos años viene llevando sobre el paradero de su nieta Clara Anahí?

Como sabes la estoy buscando hace treinta y tres años. He tenido muchos golpes en el camino porque varias veces me he equivocado, porque lógicamente hasta que no se hacen los análisis inmunogenéticos no podes saber si es cierto lo que estás viendo o no. Últimamente estoy un poco de costado, pero estoy en la causa Noble pensando que Marcela puede ser Clara Anahí. No me quiero hacer ilusiones, no quiero pensar que puede ser ella y está demorando tanto este juicio, se ha hecho toda clase de trampas, hay mentiras del principio al fin. Y yo trato de mantener la calma. Y lo que en este momento quisiera saber no lo puedo preguntar por el expediente porque no soy parte todavía, yo estoy trabajando colateralmente en eso para no interferir en la labor. Porque si hay demasiada gente querellando y todos querellamos por nuestra parte terminamos haciendo batifondo. Entonces lo mejor es seguir la causa, y aunque uno se muerda las uñas por las ganas de intervenir.

Yo quisiera saber cuál es el estado de salud de Marcela. Me obsesiona un poco, me preocupa. Porque la siento una chica sensible y buena. No se si por la vejez, mi ceguera, tengo una intuición desarrollada y la presiento como que estaría pasando por un mal momento y lo lamentaría mucho. Podría ser Clara Anahí, en ese caso los problemas serían muchos. Por la preparación que ella tiene, por el ambiente donde ha vivido, por lo que le hayan inculcado. A pesar que considero debe ser una chica muy independiente, pero el entorno trabaja mucho sobre las personas. Así es que estoy a la expectativa, con preocupaciones, quisiera que se definiera de nuevo, todo bien, porque cada tanto presentan una forma de sacar a la luz las cosas y siempre, hasta ahora, resultaron todas negativas. Yo creí que los análisis últimos eran confiables, que se podía trabajar en eso y que iba a servir. Pero por más que la jueza trabajó magníficamente, se tergiversaron las cosas. Así es que va a ser todavía una larga espera y espero que la familia, la señora de Noble, si es que es como dice, quiere a sus hijos, pueda aconsejarlos y les de la libertad. Hasta que ella no les de la libertad seguramente van a estar prendidos a lo que han recibido en estos años, el cariño que dice haberles tenido esta señora, que seguramente puede ser cierto, pero basado en una mentira. Así que esa es la situación en cuanto a mi última esperanza que he puesto en la justicia.

Después hay muchas chicas que vienen a mi casa a hablar de sus problemas de dudas de su identidad. Generalmente voy al juez, hacemos un análisis y queda dilucidado si es un caso que corresponde a mi familia o al Banco Nacional de Datos, porque todo ingresa al hospital Duran a disposición de la justicia. Mientras tanto los años pasan. Ahora lo que ha desatado la búsqueda de identidad de los hijos de la señora de Noble, bueno, ya ustedes lo saben. Este problema de Papel Prensa, todo lo que se ha ocultado con eso y lo que habrá debajo que todavía no lo vemos. Indudablemente hay mucha gente comprometida.

¿Cómo la tomó a esta noticia, que nos sorprendió a todos, lo de Papel Prensa se sabía, pero los documentos encontrados que muestran a Magnetto y Mitre comprometidos con quien torturaba a la familia Graiver?

Yo durante todos estos años pasados tenía una aversión de enterarme de lo que pasaba con Papel Prensa. No se por qué, no me explico, porque leo todo lo que aparece por ahí, he dedicado la vida a la lectura. De manera que no entiendo como en todos estos años encontraba algo de Papel Prensa y pasaba la hoja, no quería saber nada. Ahora me tuve que meter adentro del caso. Creo que es cierto o que dice Lidia Papaleo, sin avanzar en investigar esto. Pero creo que es cierto lo que dice Lidia Papaleo y su hermano. Pero además hay cosas extrañas que me llaman la atención y ya he empezado a averiguar sobre este tema todo lo que pueda. Porque hay casualidades, hay cosas que se superponen. Por ejemplo: El 24 de noviembre de 1976 fue el ataque a la casa de mi hijo y mi nuera, donde había una imprenta oculta donde se editaba allí Evita Montonera. El mismo día, ese 24 de noviembre, 6 o 7 horas después del ataque a la casa, se firmó o se hizo la entrega total de Papel Prensa. Otra de las cosas que me llaman la atención, es que en el ataque a la casa estaba presente Máximo Gainza Castro, director de La Prensa. ¿Qué hacía ese día ahí?

¿En el ataque a la casa?

Si señor. Sabe quién lo dijo, Camps (Ramón Juan Alberto Camps, estuvo a cargo de la Policía de la provincia de Buenos Aires, y tuvo bajo su dirección varios de los centros clandestinos de detención ubicados en la provincia) lo declaró en 1984. Y nadie lo leyó porque nunca salió a la luz. Yo que leo, o me leen ahora (por su ceguera) todos los expedientes de todas las causas, me encuentro que Camps lo dice ante el Consejo Supremo, que ahí estaba circunstancialmente el señor Máximo Gainza. ¿Qué hacía en la casa? Era un barrio de clase media, no hay edificios altos, no hay oficinas, no hay nada más que el hospital Italiano. ¿Qué hacía ahí este señor? Que formaba Papel Prensa, que era Director de La Prensa, que en la casa atacada había una imprenta, ¿y que hacía ese señor ahí? Ese día desapareció mi nieta, y después de ese día ya se habla de los hijos de Noble. Entonces todo eso me desvela. Es un dato muy fuerte y espero que alguien se dedique a ver y escarbar un poco más.

¿Qué hay con el general Gallino?

No he vuelto a mirar todos los papeles que tengo. No se si estuvo ese día en la casa este general. Así como estuvo Camps, Suárez Mason, Etchecolatz, estuvieron todos.

¿Sería cartón lleno de haber estado?

Y quien nos puede decir que no. Estuvo todo el mundo ese día ahí.

El tema del indicio de que Marcela puede ser Clara Anahí, ¿Cómo empezó todo?

El inicio viene desde 1977 porque el Obispo de acá y de Buenos Aires, que se ofrecieron encontrarla, porque me conocían a mí, conocían a mi marido, porque éramos conocidos en La Plata. Y nos decían que volvamos que ellos iban a tener noticias. Cuando volvíamos, estaban enojados, molestos porque no se la podía mover de donde estaba, que me dejara de buscar, porque estaba en un lugar de demasiado poder donde no podía ser tocada. Y aparece Monseñor Graselli, que fui a hablar con ese hombre, me acompañó mi marido. Y nos dijo que era imposible sacarla, sacó de un fichero la ficha de Clara Anhí, la miró, y dijo: es imposible, es imposible. Eso me quedó grabado en la mente. Muchos años después pedí en los Juicios por la Verdad que lo citaran a declarar. El Juicio por la Verdad de La Plata lo citaron, vino, Monseñor Graselli ya jubilado. El Juez le preguntó sobre el fichero, dijo que lo tenía en su casa, la Cámara suspendió la audiencia, fueron en búsqueda del fichero. Lo trajeron a La Plata, donde seguía el juicio, y la ficha de Clara Anahí no estaba.

En el libro de Kelly, un libro que nadie puede encontrar, pero que tenemos, ahí dice que cuando Ernestina Herrera y Noble se casaron, los casó Monseñor Caggiano y el que ayudó en el casamiento de los Noble fue Graselli que era cura por ese entonces. Por lo que todas esas cosas, si las pones en un esquema te van conduciendo a pensar algo y a unir datos. Después me entero, que de la calle 30, cuando se llevaron a Clara Anahí, la pusieron en el auto de Juan Fiorillo que era el Subjefe de la unidad regional de La Plata. La pusieron en un principio en el auto de él. Tiempo después me entero que Juan Fiorillo fue quien llevó a Marcela y la entregó a la familia o a quiénes se las dio a ellos, no se. Pero estuvo en el transporte de Marcela. Lo cual me dice que estaba en La Plata, que Marcela proviene de La Plata. También supe por el juez Marquevich que dio una extensa entrevista al diario Lumbre, ahí me entero que Monseñor Plaza estuvo enterado, o en la entrega, de Marcela. Plaza no me recibió a mi cuando fui a hablar con él, y me derivó a un obispo auxiliar, que no fue tal obispo auxiliar porque era un policía que estaba en el sótano que me indagó para ver que sabía yo, como todos los que fueron a ese lugar. Y ahora aparece que estaba enterado de la entrega de Marcela, y son varios los puntos que voy uniendo y llevo a la conclusión que puede ser.

Yo la conocía a Marcela cuando era chica, porque cuando asumió el gobierno democrático, la señora de Noble se llevó a los dos chicos a Suiza y los puso en un colegio interno. Ahí, cuando pasa un año, más o menos, ella los busca y los pasea por toda Europa, en los lugares más importantes. Con el Papa, con el presidente de Francia, de Alemania, con la reina de Inglaterra, con todos. Y sale la foto de ella y sus dos hijos adoptivos en Clarín y yo los miraba. Y veo que las piernas de Marcela son iguales a las mías cuando era chica, que no son fáciles de olvidar. Son distintas a las normales, yo las llamo las piernas polacas. Porque después las encontré a esas mismas piernas en familias en Polonia.

¿Y que hay con los rasgos, las facciones?

Las manos iguales a las mías. Eso lo noté después cuando obtuve fotos. La oreja, que siempre dije que la iba a conocer a Clara Anahí por la oreja. Y bueno, más rasgos y después cuando conocí como es su carácter, su manera de ser, concuerda con las familias nuestras. Así es que todo eso fue sumando y yo tenía un panorama bastante claro, pero también fui a ver el expediente de adopción en el juzgado y creí que todo era cierto. No concordaban las fechas y dejé de lado el caso en 1985 y quedó en manos de Abuelas. Seguí buscando otros chicos y también el caso de Clara Anahí.

Cuando también en el diario Lumbre cuenta Marquevich, me encuentro con que era falsificado totalmente el expediente, como él dice, de la tapa al fondo. Y es ahí donde decido retomar la búsqueda, consigo las fotos y veo los parecidos con las familias, pero puede no ser. Porque solamente los análisis son los que dan la verdad de esto. Así que estoy esperando.

¿En los últimos tiempos alguien se acercó a brindar nuevos datos?

Si, siempre me llegan cosas. Por eso conozco ahora su carácter, su manera de ser que concuerda mucho con nuestra familia. De bajo perfil, porque Marcela podría tener una vida de mucho lucimiento social, sin embargo es modesta, sencilla. No está bien que hable de ella, pero concuerda con la forma de ser de las dos familias.

Hablábamos hace antes de comenzar el reportaje del juicio por los niños apropiados…

Si, se postergó. Se inicio este juicio, ya no me acuerdo del tiempo que ha transcurrido, debe ser en 1986. El juicio es a Nicolaides y otros, son 90 cuerpos, algo así. Después se agregó la causa Videla, otros 90 cuerpos. No les alcanzan los ojos a mis ayudantes para leerme todo.

Hay un trabajo en conjunto. Mucha gente trabajando en la Asociación.

Si es la Asociación Anahí. Cuando renuncié a Abuelas en 1989 todo el mundo me decía que tanta experiencia adquirida en algo tan difícil tenía que ponerla en práctica. Y yo no quería. Elsa Pavón que había renunciado a Abuelas decía: “de ninguna manera”. Y tardamos cuatro años en convencernos y aceptamos por hartazgo de tanto oír lo mismo. Formamos la Asociación Anahí que ha hecho una labor grande. Trabajamos mucho con la justicia y por la justicia. Toda la documentación que hemos ido recolectando en estos años, además de la que yo tenía desde que pasó esta desgracia en casa, debido a mi trabajo anterior, tenía el hábito de tener todo ordenado. Entonces ahora es el archivo mío que abarca toda la casa y el de la Asociación Anahí es un archivo que pertenece a la UNESCO, los archivos del mundo. Están por ahí los diplomas que nos mandaron (señala la pared que está llena de reconocimientos enmarcados). Sigue aumentando el archivo. También buscamos la preservación de la casa Mariani – Teruggi, que por suerte ya en noviembre se termina el trabajo de restauración. Uno de mis objetivos está cumplido, que esa casa sea la memoria para el futuro, para que no pase más. Está tan bién hecho el trabajo de los arquitectos. Le han puesto un techo de vidrio a todo, a cinco metros sobre el techo real de la casa. Le han puesto una pasarela por arriba donde se ve toda la ciudad de La Plata. Y se ve todo lo que se ha contado en la historia. Están todos los disparos marcados. Se ha puesto un dispositivo para combatir la humedad y lo han logrado. Un mapa de los disparos arriba del techo rasante termina de corroborar la idea de que uno de los militantes, Alberto Oscar Bossio, médico, estaba arriba de la casa, en el tanque de agua defendiendo la casa. Se pudo corroborar por los disparos rasantes que salen, y se encontró hasta una bala en un repliegue de la chapa de arriba de los dormitorios.

¡Qué bárbaro, que trabajo de reconstrucción!

Muy bueno. Un trabajo que quedará para la historia.

Un museo histórico de la memoria…

Si, si. Va a ser verdadero, auténtico. Porque quedó igual a lo que se vio al día siguiente del ataque a la casa.

Chicha, me decía que quería declarar en el juicio que se suspendió para marzo

Si, quiero declarar antes porque tengo 86 años, la salud desgastada, al igual que el organismo. Ya no se puede mirar muy lejos, el horizonte se va acercando. De manera que quiero declarar y contar todo lo que se y todo lo que no se ha movido todavía y yo se.

¿Tiene mucho para decir?

Mucho para decir. De manera que me gustaría poder hacerlo antes


*** Excelente periodista, escrito y radial, oriundo del Norte de la Pcia. de Bs.As.

No hay comentarios.: